Colesterol: síntomas, prevención y tratamientos
3.7 (74.92%) 126 votes

Exceso de colesterol: prevención, síntomas, tratamientos

Cuando oímos hablar de colesterol, la gente suele referirse a esa sustancia grasa nociva para la salud y que, a largo plazo, puede resultar mortal.

Sin embargo, debe saber que el colesterol es una sustancia útil para el correcto funcionamiento del organismo aunque si no se vigila como es debido, puede suponer un riesgo y provocar problemas cardiovasculares y otras enfermedades graves.

Por tanto, es necesario distinguir entre el colesterol bueno y el colesterol malo.

Un tercio del colesterol presente en el organismo proviene de la alimentación, y otros dos tercios son producidos por el hígado. Unos niveles normales de colesterol en sangre suponen una mejor protección de las arterias, proporcionándoles cierta flexibilidad y fuerza. Un desequilibrio de estos niveles de colesterol (es decir, un exceso) favorece la formación de placas que pueden causar una obstrucción de las arterias.

El exceso de colesterol recibe el nombre de hipercolesterolemia puede resultar mortal a largo plazo, ya que la obstrucción de las arterias puede provocar graves problemas cardiovasculares. Para descartar la hipercolesterolemia, es necesario llevar a cabo un test de laboratorio, ya que esta enfermedad no provoca ningún tipo de síntomas a corto plazo.

Si la hipercolesterolemia supone un riesgo para el organismo, puede tratarse fácilmente siempre que se detecte a tiempo. El primer tratamiento es realizar actividad física, junto con un régimen contra el colesterol. Y si esto no funciona, los médicos pueden recetar medicamentos que complementen este tratamiento inicial.

Hay muchos tratamientos disponibles en farmacia, pero los medicamentos de la familia de las estatinas (Crestor, Lescol et Pravastatina) son los más utilizados y garantizan los mejores resultados, ya que las estatinas bloquean la función de una enzima en concreto que es producida por el hígado y es la encargada de la producción de colesterol.

En este artículo le explicamos cómo diagnosticar un exceso de colesterol, cómo tratarlo y cómo prevenirlo (principalmente a través de la alimentación) para que pueda controlar sus niveles de colesterol en sangre.

Au sommaire de cet articleColesterol bueno y colesterol malo: nociones básicas.¿Cuál es la función del colesterol?¿De dónde viene el colesterol?Colesterol HDL vs Colesterol LDLEl colesterol BUENO¿Cómo puedo aumentar mis niveles de colesterol bueno?El colesterol MALOlLa hipercolesterolemiaLos 3 tipos de hipercolesterolemiaPersonas con mayor riesgo de padecer hipercolesterolemiaCasos particulares y nuestras respuestas:Colesterol y enfermedades / casos particulares:¿Cómo puedo medir y averiguar mis niveles de colesterol?Descifrar los resultados de un test de colesterolTratamiento: función de las estatinas para curar el colesterol.Lista de medicamentos contra el colesterol disponibles en el mercado :Tratamientos naturales, y los llamados “alternativos”Alimentación: qué debe comer para controlar / disminuir sus niveles de colesterolLa verdad sobre las dietas anti-colesterolLos alimentos que debe evitar (a toda costa)Los alimentos que debe consumir a menudoNuestras reccetas anti-colesterol disponibles para descargar

Colesterol bueno y colesterol malo: nociones básicas

El colesterol es una molécula lipídica presente en cada una de las células del cuerpo. Es producida por el organismo de forma natural, o se obtiene mediante los alimentos que consumimos, y juega un papel esencial en el funcionamiento del organismo.

Esta materia grasa presente en la sangre también contribuye al buen mantenimiento del sistema nervioso, el hígado, la piel, los músculos y los intestinos.

El colesterol es una sustancia muy abundante en el ser humano, y puede ser de origen endógeno (producido por el hígado) o exógeno (procedente de los alimentos). Esta sustancia lipídica está presente en todas las células del mundo animal.

Existen dos formas distintas de colesterol:

  • forma libre (associada a otra sustancia)
  • forma esterificada (asociada a un ácido graso).

Cumple una función importante en el organismo, y un desequilibrio en los niveles de colesterol en sangre puede provocar complicaciones. El colesterol es fundamental para el buen funcionamiento del metabolismo, así como para la producción de la capa lipídica de las membranas celulares, las hormonas esteroides, la bilis y otras sustancias como la vitamina D.

¿Cuál es la función del colesterol?

El cuerpo humano no puede funcionar correctamente sin cierta cantidad de colesterol, ya que cumple varias funciones distintas que garantizan el buen funcionamiento del organismo.

 

Fabricación de la membrana celular

Participa en la fabricación de la membrana de los tejidos celulares. Contribuye a la fluidez de las membranas celulares y las impermeabiliza contra determinadas sustancias.

 

Producción de la bilis

Tiene un papel fundamental en la producción de las sales biliares, que el organismo utiliza para la digestión.

 

Síntesis de vitamina D

Es indispensable para la sintetización de la Vitamina D, que a su vez es fundamental para garantizar que los huesos absorban calcio.

 

Síntesis de las hormonas esteroides

Es necesario para la síntesis de las hormonas esteroides como, por ejemplo, la aldosterona, que controla la tensión arterial, o las hormonas sexuales como la progesterona o la testosterona.

¿De dónde viene el colesterol?

La regulación de los niveles de colesterol en sangre depende de lo sana que sea nuestra dieta, y de distintos factores genéticos. Nuestro organismo fabrica casi un 70 % del colesterol que está presente en la sangre, y el resto procede de la alimentación.

El colesterol exógeno procede sobre todo de productos animales como la carne, los embutidos, los productos lácteos y los despojos comestibles, aunque también está presente en otros alimentos como los huevos, el pescado y los crustáceos.

Una vez el colesterol está presente en el organismo, es sintetizado por el hígado.

Colesterol HDL vs Colesterol LDL

bon et mauvais cholesterol

El colesterol circula por la sangre gracias a las proteínas asociadas a los lípidos, que juntos forman las lipoproteínas.

Estas últimas actúan realizando un doble circuito y transportando el colesterol desde el hígado hacia los tejidos, y desde los tejidos hacia el hígado a través del sistema sanguíneo.

Según su densidad, podemos distinguir entre dos tipos de lipoproteínas: lipoproteínas de baja densidad, llamadas Low Density Lipoprotein (LDL) y las lipoproteínas de alta densidad, que reciben el nombre de High Density Lipoprotein (HDL).

Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) garantizan el desplazamiento del colesterol desde el hígado hasta los tejidos. El exceso de colesterol puede provocar una acumulación de esta sustancia en las paredes arteriales y formar depósitos que reciben el nombre de placas.

Estas placas son responsables del estrechamiento de las arterias, que recibe el nombre de aterosclerosis. Por eso el colesterol LDL suele considerarse colesterol “malo”. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) cumplen la función de transportar el colesterol “malo” de los tejidos hacia el hígado para su posterior eliminación, evitando que se acumule en los tejidos, y por eso suele llamarse colesterol “bueno”.

Mantener unos niveles elevados de colesterol bueno (colesterol HDL) contribuye a proteger los vasos sanguíneos y el corazón. Además, el hígado es muy sensible al colesterol malo que está presente en los alimentos, y fabrica más del necesario para poder eliminarlos.

Por lo tanto, no existe un solo tipo de colesterol, sino que cada uno de estos sistemas de transporte ha permitido identificar dos formas distintas: el colesterol “bueno”, también llamado HDL, y el colesterol “malo” o LDL. Si una persona padece de hipercolesterolemia, es este último tipo de colesterol el que es responsable de las enfermedades cardiovasculares.

El colesterol BUENO

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) recogen el colesterol de las arterias y lo transportan hacia el hígado, que lo elimina. Entre el 20 % y el 30 % del colesterol presente en la sangre es de tipo HDL.

Así es como el colesterol bueno o colesterol HDL se deshace del exceso de grasas de mala calidad y reduce el riesgo de formación de placas de ateroma y la aparición de complicaciones cardiovasculares.

Unos niveles elevados de HDL mejorarán los sistemas de protección del organismo y disminuirán el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Un nivel elevado de colesterol HDL puede deberse a distintos motivos: la edad, el consumo de alcohol, la actividad física, los medicamentos hipolipemiantes, etc. Un nivel bajo de colesterol bueno está asociado al consumo de tabaco, medicamentos (progestativos, diuréticos, diurétiques, propranolol), diabetes, etc.

¿Qué puedo hacer para aumentar mis niveles de colesterol bueno?

Siempre estamos buscando distintas formas de eliminar el colesterol malo, y nos olvidamos de aumentar el bueno a pesar de que unos niveles altos de este útlimo permiten eliminar el colesterol malo al mismo tiempo que disminuyen el riesgo de aterosclerosis, una obstrucción de las arterias que puede dar lugar a crisis cardíacas o ACV.

Existen varias formas de aumentar el colesterol bueno:

  • CONTROLAR EL PESO
  • HACER DEPORTE
  • NO FUMAR
  • DISMINUIR EL CONSUMO DE GRASAS
  • DISMINUIR EL CONSUMO DE ALCOHOL

El sobrepeso hace que el colesterol malo aumente.

Y, a la inversa, la pérdida de peso favorece el aumento de los niveles de colesterol bueno y una reducción del colesterol malo. Por tanto, es crucial que controle su peso para mantener unos niveles elevados de colesterol bueno.

Hacer deporte es una forma excelente de aumentar el colesterol bueno.

Practicar una actividad física regular durante más de 30 minutos al día permite perder peso y, por tanto, eliminar de forma progresiva el colesterol malo.

¡Fumar mata! Pero también puede aumentar el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y reducir los niveles de colesterol bueno.

Le recomendamos que aumente el consumo de ácidos grasos monoinsaturados y que disminuya el de ácidos grasos saturados para reducir sus niveles de colesterol malo.

Consumir cierto tipo de aceites vegetales (soja, oliva y germen de trigo) facilita el aumento de los niveles de colesterol bueno.

Dado que las grasas vegetales forman parte de nuestra alimentación, lo más recomendable es encontrar un buen equilibrio entre el aporte de grasas vegetales y animales.

Al contrario de lo que solemos creer, el consumo de alcohol aumenta el colesterol bueno. ¡Pero con moderación!

El colesterol MALO

mauvais cholesterol effet

El colesterol malo es la sustancia lipídica que es aportada por la lipoproteína LDL, transportada desde el hígado, y depositada en las paredes de las arterias.

Si se produce un exceso de colesterol malo y el cuerpo no hace uso de él, se acumula en las paredes de las arterias y puede llegar a obstruir los vasos sanguíneos. La acumulación de estas placas de grasa provoca ateromas, que son depósitos de colesterol y de glóbulos blancos en los vasos sanguíneos.

Entre más elevados sean los niveles de colesterol LDL, mayor será el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Y a la inversa: este riesgo disminuye si los niveles de colesterol son normales. El aumento de los niveles de colesterol malo puede deberse a varios motivos: tabaco, alcohol, sedentarismo, alimentación grasa y algunos medicamentos (cortisona, píldoras anticonceptivas, retinoides…).

El colesterol malo es el causante de la hipercolesterolemia.

La hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia es un trastorno metabólico que se traduce en una elevación anormal de los niveles de colesterol en sangre (hiperlipidemia).

Este trastorno es un factor de riesgo importante en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y la aterosclerosis de los vasos sanguíneos. Puede ser congénita o adquirida, y manifestarse desde la infancia, si se trata de un caso de hiperlipidemia genética.

Para evitar complicaciones, lo más común es que el paciente tenga que tomar un tratamiento de por vida.

  • SÍNTOMAS
  • CAUSAS
  • CONSECUENCIAS

Por lo general, los síntomas de la hipercolesterolemia no se muestran hasta que han pasado varios años y la obstrucción de las arterias empieza a provocar consecuencias graves.

Dado que no hay síntomas, es difícil saber si una persona tiene hipercolesterolemia o no. En la mayoría de los casos, la hipercolesterolemia se diagnostica a través de un examen médico.

Síntomas de los distintos órganos que presentan placas de ateroma:

  • La hipercolesterolemia puede provocar accidentes vasculares debido a la obstrucción de las venas del cerebro.
  • Si se obstruyen las arterias coronarias, la enfermedad se manifiesta con una sensación de opresión en el pecho (angina de pecho o angor), lo cual puede provocar una parada cardíaca.
  • En el caso de las arterias renales, la hipercolesterolemia se manifiesta mediante una hipertensión que termina provocando insuficiencia renal.
  • Las personas que padecen de hiperlipidemia genética pueden mostrar otros síntomas más evidentes, ya que sus niveles de colesterol en sangre son de 2 a 8 veces superiores a los niveles normales.
  • Se pueden observar pequeños nódulos amarillentos (Xantomas) en la piel de la persona o en sus párpados (Xantelasma), además de círculos amarillos alrededor del iris de ojo.

symptome cholesterol

Otros síntomas que pueden indicar niveles altos de colesterol:

  • dolor en las pantorrillas
  • dolor en el pecho y sensación de opresión,
  • náuseas y mareos,
  • fiebre y dolores de cabeza,
  • sensación de ahogo y palpitaciones,
  • sensación de frío en las extremidades,
  • pérdida de fuerza en la cara, los brazos y las piernas,
  • dificultades para hablar
  • problemas de la vista

La hipescolesterolemia puede deberse a muchas causas distintas, empezando por un estilo de vida poco saludable y una alimentación desequilibrada.

De hecho, el exceso de colesterol es consecuencia directa del sobrepeso, la hipertensión, el estrés, el sedentarismo, etc.

Un consumo elevado de grasas saturadas facilita la aparición de aterosclerosis. Las grasas saturadas provienen de las grasas animales y promueven el aumento de los niveles de colesterol malo (Colesterol LDL), al contrario que las grasas insaturadas,, que aportan colesterol HDL.

Les grasas insaturadas están presentes en las grasas vegetales.

Sin embargo, la hipercolesterolemia puede ser de origen endógeno y deberse a una producción de colesterol excesiva.

Si es hereditaria o genética, hablamos de hiperlipidemia familiar. Este gen que se transmite de padres a hijos aporta una tasa de colesterol muy elevada, de 2 a 8 veces mayor que la normal. Si los dos padres son portadores del gen, existe un riesgo elevado de que el niño padezca hiperlipidemia.

Hay casos en los que la causa de la hipercolesterolemia es más compleja, y está causada por factores genéticos combinados con un estilo de vida poco saludable.

A largo plazo, el exceso de colesterol puede provocar consecuencias graves en la salud.

Las consecuencias de la hipercolesterolemia varían en función del nivel de colesterol malo (colesterol LDL), pero por lo general las personas que padecen hipercolesterolemia tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con la aterosclerosis (infarto de miocardio, accidente vascular cerebral, insuficiencia renal e hipertensión), y problemas relacionados con la coagulación.

Las consecuencias de la hipercolesterolemia pueden, en algunos casos, provocar la muerte. Si la persona sufre un accidente vascular y sobrevive, su calidad de vida se verá alterada.

Desde un punto de vista médico, solamente se puede hablar de hipercolesterolemia cuando los niveles de colesterol del individuo sobrepasan los 6.5 mmol/L o incluso los 4,5 mmol/L.

Los 3 tipos de hipercolesterolemia

Existen 3 grandes tipos de hipercolesterolmia, dependiendo del motivo por el que se haya producido el exceso de colesterol y el tipo de persona que lo padezca.

  • PRIMARIA
  • SECUNDARIA
  • INFANTIL

La hipercolesterolemia primaria, también conocida como hipercolesterolemia familiar.

En este caso, la causa es genética. Dicho de otra forma, la persona la padece desde su nacimiento. El desajuste se debe a la mutación de uno o varios genes: el gen ARH, herencia poligénica, el gen codificante del receptor de LDL, disbetalipoproteinemia, déficit de apolipoproteína B100 o una producción excesiva de apolipoproteína B.

Este tipo de hipercolesterolemia puede transmitirse de padres a hijos, y las personas que la padecen deben seguir un tratamiento de por vida para regular sus niveles de colesterol. Esto puede conseguirse aumentando la producción de HDL, o disminuyendo los niveles de LDL. Una mala alimentación y un estilo de vida poco saludable empeoran la hipercolesterolemia.

Y a la inversa: una buena alimentación y una vida sana son factores que reducen la hipercolesterolemia, aunque no la eliminan por completo.

Realmente existen varios tipos de hipercolesterolemia secundaria, dependiendo de los motivos por los que se produzca, pero ninguno de ellos es genético. Pueden surgir como consecuencia de una enfermedad como la diabetes o de un trastorno metabólico. También pueden producirse debido a una mala alimentación o un estilo de vida poco saludable. El estrés y el envejecimiento también aumentan el riesgo de tener un nivel de colesterol malo elevado.

Dependiendo del motivo y del estado de salud de la persona, esta hipercolesterolemia puede ser o no temporal. Por ejemplo, si se debe a la alimentación, disminuir el consumo de ácidos grasos saturados y aumentar el de ácidos grasos omega-3 hará que desaparezca la hipercolesterolemia.

Los niños también pueden padecer de hipercolesterolemia. Puede ser de origen genético, y en este caso el exceso de colesterol malo estará presente desde el nacimiento y durante toda la vida de la persona. Sin embargo, en la mayoría de los niños, la causa no es genética. Además, el hecho de que un niño padezca de hipercolesterolemia no significa que vaya a seguir padeciéndola cuando sea adulto.

En la mayoría de los casos, desaparece cuando el niño crece. Cuidar la alimentación hará que este tipo de hipercolesterolemia desaparezca. Aparte de ello, si el niño no practica ningún tipo de actividad física, es recomendable que se una a algún equipo o empiece a practicar algún deporte. En algunos casos resulta necesario que el niño siga un tratamiento médico.

Personas con mayor riesgo de padecer hipercolesterolemia

A pesar de que la hipercolesterolemia puede afectar a cualquier persona que no lleve una alimentación equilibrada, hay personas que son más propensas a tener un exceso de colesterol en sangre si comparamos los niveles de colesterol HDL con los de colesterol LDL.

Las personas que presentan un mayor riesgo son:

  • Personas con antecedentes familiares de hiperlipidemia genética: si uno o ambos de los padres presentan hiperlipidemia, es posible que el niño también la padezca. La producción endógena de colesterol es muy elevada en comparación con la normal. Se estima que el nivel es de 2 a 8 veces más elevado que el normal, y aumenta significativamente si los dos padres padecen hiperlipidemia familiar.
  • Las personas que consumen demasiadas grasas animales: uno consumo elevado de grasas animales aumenta el riesgo de hipercolesterolemia. Las grasas saturadas presentes en las grasas animales aumentan los niveles de colesterol en sangre y pueden terminar por obstruir las arterias a largo plazo. Es fundamental saber qué grasas estamos consumiendo con los alimentos (grasas escondidas), ya que consumir alimentos sin saber el tipo de grasas que contienen aumenta las posibilidades de padecer hipercolesterolemia. A diario, una persona necesita un aporte de 60 a 70 g de grasa, y la charcutería o los platos precocinados sobrepasan esta cantidad. Este exceso de grasa solamente tiene efectos negativos para el organismo.
  • Las personas sedentarias: el riesgo de padecer hipercolesterolemia es más elevado en aquellas personas que no realizan ningún tipo de actividad física. La grasa no se transforma en energía y, por tanto, se acumula en el cuerpo. Por este motivo, el sedentarismo es un factor de riesgo en el exceso de colesterol, sobre todo porque las personas que consumen demasiados alimentos grasos suelen ser sedentarias.
  • Las personas que padecen diabetes de tipo 2
  • Las personas hipertensas

Casos particulares y nuestras respuestas:

Los perfiles indicados a continuación no son necesariamente perfiles de riesgo, pero debe ser especialmente precavido si fuma, si está embarazada o toma la píldora anticonceptiva y tiene problemas de colesterol. Haga clic a continuación para consultar nuestras guías completas sobre cada uno de estos perfiles.

Colesterol y enfermedades / casos particulares:

Estrés, hipertensión, ACV…el colesterol suele ser más peligroso cuando el paciente ya padece algún otro tipo de enfermedad o problema que debilite su organismo. Haga clic en cada una de las siguientes secciones para leer nuestros consejos:

¿Cómo puedo medir y averiguar mis niveles de colesterol?

Si desea medir sus niveles de colesterol, tendrá que someterse a un examen completo de laboratorio o a un panel de lípidos. Desde hace algún tiempo, gracias a la comercialización de aparatos parecidos a los glucómetros, es posible medir los niveles de colesterol desde casa.

Para el análisis, es necesario extraer una muestra de sangre en ayunas, como mínimo 12h después de la última comida. Para más información => ¿Por qué es necesario estar en ayunas para averiguar el nivel de colesterol mediante un análisis de sangre?

Los paneles de lípidos permiten comparar los niveles de colesterol en sangre, el colesterol total y el colesterol en su forma combinada con proteínas de baja (LDL) y de alta densidad (HDL), en comparación con los niveles normales.

 

Análisis de laboratorio

El test de colesterol se realiza en un laboratorio de análisis mediante receta médica. El panel de lípidos debe realizarse por la mañana, ya que es necesario extraer una muestra de sangre en ayunas.

Lo que revela la bioquímica sanguínea

Un análisis de sangre no solamente permite averiguar nuestro nivel de colesterol, sino que nos proporciona otros datos igual de útiles.

Indica, por ejemplo, nuestro nivel de glucosa, indispensable para conocer nuestro índice de glicemia. Este nivel debe estar comprendido entre entre 0,8 y 10 g/L. Además, nos permite averiguar nuestros niveles de creatinina, de ácido úrico, de hematíes, los leucocitos, las plaquetas, etc. Un análisis de sangre proporciona un gran número de datos que pueden resultar útiles para conocer nuestro estado de salud y el de nuestro organismo.

Para que los resultados sean lo más exactos posibles, el análisis debe realizarse en ayunas.

Las tarifas varían dependiendo del laboratorio, pero un análisis lipídico estándar (colesterol total, colesterol malo y triglicéridos) cuesta unos 8 €.

 

Tests a domicilio

Antes había tests para vigilar el nivel de colesterol que podía hacerse uno mismo y que estaban disponibles en farmacia. Sin embargo, desde el 2009 se retiraron del mercado porque no eran fiables.

Desde hace unos años se venden aparatos parecidos a los glucómetros para aquellas personas que quieren controlar sus niveles de colesterol sin tener que acudir a un laboratorio y hacerse un análisis.

Por lo general, se trata de 3 aparatos en 1 que permiten medir la glicemia, el colesterol total y los triglicéridos.

Este es el caso de Multican, MultiCare-in y del medidor de colesterol 3-in-1, todos ellos kits listos para usar. El kit está compuesto por un analizador, tiras desechables y un dispositivo de punción para obtener una muestra de sangre de la punta del dedo.

Analyseur cholesterol 3 en 1Más información sobre este medidor

Sin embargo, tenga en cuenta que el Medidor de Colesterol Mission 3-in-1 cuesta alrededor de 130 €.

Los resultados obtenidos con estos aparatos son igual de precisos que los de laboratorio, y resultan muy prácticos a la hora de medir el colesterol a diario en pacientes con hipercolesterolemia.

Para realizar la medición, basta con perforar el dedo y colocar la gota de sangre en la tira que habrá colocado previamente en el aparato. Entonces, el aparato muestra una serie de cifras que le permitirán conocer su análisis lipídico.

Descifrar los resultados de un informe sobre el colesterol

El panel de lípidos incluye el nivel total de colesterol, los niveles de colesterol LDL y HDL, y los de triglicéridos.

Los resultados le indicarán su nivel de colesterol en sangre. Si las cifras indicadas por los aparatos de medición o por el análisis de laboratorio son superior a los niveles normales que se indican a continuación, es posible que el paciente presente hipercolesterolemia.

Bilan lipidique resultat

=> La guía completa para interpretar los resultados de un análisis de colesterol.

Tratamiento: el papel de las estatinas en el tratamiento del colesterol.

El tratamiento de la hipercolesterolemia varía de una persona a otra. El primer tratamiento que recomiendan los médicos es empezar un régimen para restablecer los niveles normales de colesterol.

Un régimen rico en grasas poliinsaturadas reduce la  colesterolemia y los niveles de lipoproteínas LDL.

Si no se obtienen resultados satisfactorios con el primer tratamiento al cabo de tres meses, será necesario empezar a utilizar medicamentos. Los inhibidores de HMG-CoA reductasa (estatinas) son un tratamiento eficaz contra la hipercolesterolemia.

 

¿Qué son las estatinas?

Las estatinas o inhibidores de HMG-CoA (hidroxi–metil-glutaril-CoA reductasa) son medicamentos conocidos como hipolipidemiantes. Esta enzima es responsable de la síntesis de colesterol en el organismo.

Suelen utilizarse a menudo para tratar la hipercolesterolemia ya que permiten que el hígado bloquee la síntesis del colesterol y al mismo tiempo reducen los niveles de colesterol LDL.

Además, las estatinas previenen los accidentes cardiovasculares. Los pacientes suelen tener que tomar este tratamiento de por vida, y el médico puede ir adaptando la dosis a medida que el tratamiento avanza si no está produciendo los efectos deseados.

Las múltiples ventajas de las estatinas (no siempre conocidas)

El tratamiento de la hipercolesteloremia con estatinas es uno de los más extendidos hoy en día, y en España su consumo ha aumentado en un 442% en los últimos 10 años.

Las estatinas se utilizan para prevenir las enfermedades cardiovasculares cuando el paciente sufre de hipercolesterolemia. Además, se utilizan tanto en laprevención primaria (riesgo de aparición) como en la secundaria (recaídas).

La prevención primaria está dedicada a aquellos pacientes que nunca han sufrido accidentes cardiovasculares.

La prevención secundaria es para los pacientes que ya han tenido accidentes cardiovasculares como infartos, accidentes cerebrovasculares, anginas de pecho, insuficiencia renal crónica…

Sin embargo, la disminución de estos riesgos se centra sobre todo en la prevención de accidentes cardiovasculares, ya que la reducción del riesgo de ACV no es significativa.

A pesar de que el uso excesivo de las estatinas se ha convertido en objeto de polémica en estos últimos años, es cierto que las estatinas presentan un gran número de ventajas, y no solamente contra el colesterol malo.

De hecho, un estudio realizado en 2014 demuestra que las estatinas pueden reducir las lesiones del sistema nervioso de los pacientes con esclerosis múltiple.

Otro estudio realizado en 2015 en Estados Unidos demuestra la eficacia de las estatinas en la prevención primaria del cáncer de hígado, especialmente en pacientes con problemas crónicos como hepatitis B o C, o incluso diabetes.

Además, pueden reducir parcialmente los ateromas, aunque también se ha podido observar un aumento de la calcificación de las placas de ateroma.

Las estatinas también son una solución milagrosa para aquellas personas que padecen de hipercolesterolemia familiar, y cuya producción endógena de colesterol es superior a la tasa normal de colesterol. De hecho, pueden mejorar la esperanza de vida en comparación con las personas que no tienen este problema genético.

 

Posibles efectos secundarios y controversias relacionadas con las estatinas

El problema es que las estatinas también pueden tener efectos negativos sobre el organismo. Reducen la producción de ubiquinona, un antioxidante muy eficaz para neutralizar los radicales libres. Además, ralentizan la producción de muchas moléculas que son necesarias para nuestro organismo.

Posibles efectos secundarios

Las estatinas pueden provocar efectos secundarios, aunque no se dan en todos los pacientes.

Pueden provocar miopatías musculares que se caracterizan principalmente por la aparición de dolores musculares. Además, pueden dar lugar a la lisis de hepatocitos, sobre todo durante las primeras semanas de tratamiento. El consumo excesivo de estatinas también puede provocar diabetes. Al parecer, las estatinas también pueden dar lugar a insuficiencias renales.

Controversias

Es imposible no mencionar la polémica en la que se han visto envueltas las estatinas, y que afecta a la idea que tenemos del  colesterol. Hay quienes afirman que no son tan nocivas como se cree desde hace décadas. Además, los estudios que demuestran los efectos de las estatinas suelen estar financiados por los propios laboratorios que las fabrican.

Lista de medicamentos sobre el colesterol disponibles en el mercado:

Existen varios medicamentos en el mercado dedicados al tratamiento del exceso de colesterol en sangre. De hecho, la hipercolesterolemia puede tratarse de distintas formas dependiendo de lo que le recomiende su médico.

Acheter Ezetrol pas cher

EZETROL

Acheter simvastatine pas cher

SIMVASTATINA

Acheter Zocor

ZOCOR

Acheter fluvastatine

FLUVASTATINA

Acheter lipostat pas cher

LIPOSTAT

Acheter lescol

LESCOL

Acheter lipitor

LIPITOR

Acheter pravastatine

PRAVASTATINA

acheter crestor

CRESTOR

Los tratamientos naturales y los llamados “alternativos” 

Además de las estatinas, que son el tratamiento más popular contra el colesterol, existen otras soluciones más naturales o alternativas para reducir los niveles de colesterol malo. Consulte nuestras guías a continuación:

Alimentación: qué debe comer para controlar / disminuir sus niveles de colesterol

Le decimos todo lo que necesita saber sobre los alimentos buenos y los malos, además de las bebidas que debe consumir más o evitar si está siguiendo una dieta contra el colesterol. Siga leyendo para averiguar qué debe comer, y el impacto de los distintos alimentos sobre el colesterol.

¿QUÉ DEBO COMER?

¿QUÉ DEBO BEBER?

boisson-et-cholesterol

Información sobre las dietas contra el colesterol

Existen muchas ideas falsas sobre las dietas contra el colesterol, como, por ejemplo, que favorece la aparición de colesterol malo. Al contrario de lo que se suele creer, una dieta contra el colesterol no se basa  en una alimentación sin grasas.

Lo más común es intentar evitar los lípidos cuando se tiene un problema de hipercolesterolemia, y el resultado suele resultar confuso: los niveles de colesterol en sangre siguen aumentando.

El motivo es que al eliminar la grasa de nuestras comidas, también nos estamos privando de los ácidos grasos protectores cuya función es disminuir los niveles de colesterol malo. Lo mismo ocurre con las dietas que eliminan los alimentos ricos en colesterol como, por ejemplo, las yemas de los huevos.

Entre más rica en colesterol sea nuestra dieta, menos colesterol producirá el hígado. Y a la inversa, entre más evitemos los alimentos grasos, mayor será el índice de colesterol producido por el hígado.

Y, por último, también tendemos a pensar que los dulces no tienen ningún efecto sobre los niveles totales de colesterol, lo cual es completamente falso. Los alimentos con un alto índice glicémico suelen fomentar el exceso de glúcidos en el organismo, lo que se traduce en una reducción del colesterol bueno (HDL) y un aumento de los triglicéridos.

Entonces, ¿cuál es la dieta ideal para el colesterol?

Es esencial empezar un nuevo estilo de vida, con una alimentación equilibrada, y aumentar el consumo de ciertos alimentos. La idea es establecer algunos parámetros nutricionales sin privarse de disfrutar de la comida, pero manteniendo la calidad nutricional de los alimentos que consumimos.

Deben tenerse en cuenta los siguientes criterios:

  • Controlar el aporte global de grasa: alrededor de un 35% del total de calorías;
  • Reducir el consumo de ácidos grasos saturados presentes en la mantequilla, los alimentos de origen animal, la repostería y algunos productos procesados como las galletas y los platos precocinados;
  • Aumentar los ácidos grasos insaturados proporcionados por los aceites vegetales, los frutos secos oleaginosos y el pescado procedente de mares fríos, rico en ácidos grasos;
  • Limitar el colesterol presente en las grasas animales, los despojos y las yemas de huevo;
  • Aumentar el consumo de antioxidantes protectores presentes en la fruta y las verduras frescas (vitaminas C y E, betacarotenos…).

Los alimentos que debe evitar (a toda costa)

Para controlar mejor sus niveles de colesterol en sangre, es crucial evitar algunos alimentos que resultan caros y que solemos consumir. Por lo tanto, una dieta contra el colesterol implica eliminar el consumo diario de algunos alimentos.

  • Las grasas animales: las comidas elaboradas con grasas animales favorecen la aparición del colesterol malo. No es recomendable consumir alimentos que contengan grasas animales, incluso si se trata de alimentos caseros. Lo mismo ocurre con los snacks salados y las galletas. Acostúmbrese a leer bien los ingredientes de todo lo que compre en el supermercado o las tiendas de su barrio. Para evitar el consumo de materias grasas animales, le aconsejamos que las sustituya por grasas vegetales insaturadas, que son esenciales para el organismo pero que nuestro cuerpo no fabrica de forma natural. Por tanto, este aporte siempre procede de la alimentación. Las grasas vegetales son ricas en Omega 3 y 6, que contribuyen a reducir los niveles de colesterol  en sangre.
  • Los productos lácteos enteros: el consumo de productos lácteos enteros aumenta los niveles generales de colesterol en sangre, y en especial el colesterol malo. Los productos lácteos enteros tienen un alto contenido en grasas saturadas: el yogur, la leche, la nata, los helados y la mantequilla. Lo mismo ocurre con otros alimentos como el aguacate y la mayonesa con leche. En la actualidad exisen un gran número de altnerativas a los productos lácteos enteros, como los productos desnatados o vegetales, cuyo sabor no varía demasiado.
  • La charcutería y la repostería: es casi imposible evitar consumir charcutería en nuestro día a día, ¡pero eso no significa que sea buena para la salud! A excepción del jamón serrano o curado, la charcutería tiene un alto contenido en materias grasas animales. Retirar la grasa visible puede ser una buena manera de reducir su consumo. Lo mismo ocurre con la repostería, como las quiches y los pasteles, aunque hoy en día es posible encontrar distintos platos y recetas con un bajo contenido en materias grasas, y otros que están enriquecidos con materias grasas insaturadas.
  • Alimentos muy procesados: la comida rápida forma parte de nuestro día a día a pesar de que sabemos el riesgo que supone. Las patatas fritas, las hamburguesas, las croquetas, las pizzas, las salchichas y otros alimentos fritos favorecen un aument del colesterol malo. Los alimentos muy procesados, como las barras de cereales, los productos enlatados y los platos precocinados también son ricos en grasas trans saturadas.
  • La carne roja: es el alimento que más aumenta los niveles de colesterol en sangre. Se trata del alimento con los mayores niveles de grasas saturadas, y contribuye a la aparición y la complicación de enfermedades cardíacas. La ternera, el cerdo, el cordero y los despojos son muy ricos en colesterol. Si desea controlar sus niveles de colesterol en sangre, opte por carnes magras.

Los alimentos que debe consumir a menudo

Si desea controlar la cantidad de colesterol que aporta a su organismo mediante la alimentación, es esencial comer de forma equilibrada, es decir, aumentar el consumo de ciertos alimentos y reducir el consumo de otros. Es recomendable que consuma pescado de 2 a 3 veces por semanas. El pescado es rico en ácidos Omega-3, una sustancia activa que contribuye a proteger el sistema cardiovascular.

No es ningún secreto que consumir fruta es bueno para la salud. Ya sea de temporada, en conserva o congelada, la fruta tiene capacidades hipocolesterolemiantes. También son antioxidantes, es decir, reducen la oxidación del colesterol. Algunas frutas son más sanas que otras: las manzanas, las peras, los plátanos y los frutos secos (higos, dátiles, las ciruelas y los albaricoques, por ejemplo). Podrá seguir consumiendo huevos, pero no más de 2 a la semana.

Si suele consumir mantequilla con el desayuno, la margarina vegetal es una alternativa excelente. Rica en ácidos grasos y fitoesteroles, (antioxidantes de origen vegetal), la margarina vegetal permite reducir los niveles de colesterol en sangre. Si consume 20 g de margarina al día en lugar de mantequilla, podrá reducir sus niveles de colesterol en un 10 %, aproximadamente.

Si desea consumir productos lácteos, opte por las opciones más ligeras como la leche desnatada o semi-desnatada, y los quesos bajos en grasas o con niveles bajos de grasas saturadas, y que aporten una buena cantidad de calcio y proteínas. Además, existen alternativas vegetales como la leche de avena, la de trigo sarraceno, de quinoa, de almendras y de avellanas.

Dado que es imposible no utilizar aceite para cocinar, opte por aceite de poliva, de cacahuete, de girasol, de maíz o de nueces. Los aceites compuestos (como ISIO 4) también están disponibles en el mercado y le ofrecen un mejor equilibrio de ácidos grasos.

A continuación le presentamos una lista no exhaustiva de alimentos que puede consumir con moderación para eivtar la hipercolesterolemia:

  • Carne: aves sin piel, carne de cerdo magra, conejo, ternera
  • Pescados grasos o blancos
  • Crustáceos
  • Huevos ecológicos
  • Charcutería: jamón blanco, productos con Omega-3
  • Productos lácteos: yogures naturales desnatados, queso blanco desnatado
  • Verdura y fruta: fresca y ecológica
  • Legumbres
  • Cereales integrales o semi-integrales
  • Tubérculos: patatas y batatas
  • Cereales: en grano, en salvado o en copos
  • Oleaginosos y semillas: nueces, almendras, avellanas, semilla de lino, de sésamo y de cáñamo
  • Bebidas: agua, té verde, vino tinto

Nuestras recetas anti-colesterol disponibles para descargar

No siempre resulta fácil disfrutar de una buena comida al mismo tiempo que vigilamos nuestro colesterol. Es importante prestar atención al tipo de alimentos que consumimos, así como a la manera de prepararlos.

Dado que este tipo de dietas no siempre es fácil de seguir, le hemos preparado una lista de recetas anti-colesterol de gran calidad y mejor sabor.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments