¿Ha decidido dejar de fumar? Esa es una gran noticia.

Lo es para su salud, por supuesto, pero también para su cartera. Aunque todos sabemos que no es fácil. Todos los ex-fumadores le dirán que no es sencillo, pero que se puede hacer, y que todo el mundo puede lograrlo.

En primer lugar hace falta voluntad, mucha voluntad, pero no solamente eso. También es necesario encontrar diferentes métodos de ayuda. Vamos a proporcionarle todos nuestros consejos y trucos para que el último cigarro que apague sea realmente el último, y para que lo tenga todo de su parte para lograrlo. Al final , ¡verá cómo lo logra!

¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

Todas las personas que fuman y que han intentado dejarlo saben que no es precisamente divertido. Pero realmente, ¿por qué es tan difícil dejar de fumar?

addiction tabacLa respuesta principal a esta pregunta es simple. El tabaco es una sustancia altamente adictiva, más que el alcohol, por ejemplo. Siendo tan adictivo, es lógico que dejarlo resulte complicado.

La palabra adicción hacia referencia a la incapacidad patológica de dejar de utilizar una sustancia a pesar de ser conscientes de las consecuencias que tiene sobre la salud o el bolsillo.

Desde un punto de vista psicológico, cuando fumamos, la nicotina del cigarro es transmitida a la sangre y llega al cerebro.

Una vez que la nicotina se adhiere a las neuronas, libera dopamina, un neurotransmisor que activa la sensación de placer que sentimos cuando fumamos un cigarro.

Con cada calada, el fumador percibe una sensación de bienestar, pero esta sensación no dura demasiado. Una vez que el organismo se queda sin nicotina, el cerebro la reclama. Así se crea el proceso de dependencia del tabaco.

Hay otras razones que explican por qué dejar de fumar es tan difícil:

  • Muchas personas fuman a causa de la ansiedad o del etrés. Cuando no fuman, no saben cómo lidiar con estos problemas y por tanto aquellas personas para las que el tabaco se ha convertido en un tranquilizante tienen muchas dificultades a la hora de dejar de fumar.
  • El hecho de fumar también es un gesto, y cuando desaparece, el fumador no sabe qué hacer con las manos. Se trata de una costumbre. El primer cigarro por la mañana, uno después del café, por la noche o mientras se está tomando algo, ¡son rutinas difíciles de cambiar!

Dejar de fumar: los beneficios (ya conocidos)

Son muchos los beneficios relacionados con dejar de fumar, y justifican el por qué muchas personas dicen que no al tabaco. A pesar de que es bien sabido que dejar de fumar nos permite ahorrar, y bastante, los beneficios principales se reflejan en nuestra salud, ¡aunque a menudo no podemos ni imaginar hasta qué punto!

  • Para empezar, es necesario tener en cuenta que al cabo de 15 años sin cigarros, su estado de salud volverá a ser el de una persona que nunca ha fumado. Por lo tanto es importante dejarlo lo antes posible. Los síntomas alérgicos, el asma y las bronquitis crónicas también aparecerán con menos frecuencia.
  • También es importante saber que tan solo 20 minutos después de su último cigarro, su frecuencia cardíaca se volverá normal de nuevo y que al cabo de 24 horas, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio disminuye enormemente, y el monóxido de carbono se ha eliminado del organismo.
  • Dos días después de su último cigarro, ya no habrá restos de nicotina en su sangre.
  • Tan solo dos semanas después de dejar de fumar, volverá a poder disfrutar del sabor de los alimentos.
  • Al cabo de unos meses, su piel tendrá un tono más claro, su respiración mejorará, y el riesgo de sufrir accidentes vasculares se reduce a la mitad. Con respecto al riesgo de cáncer de boca o de esófago, también se reduce a la mitad.

Como puede observar, ¡son muchos los beneficios para su salud!

Prepararse bien para dejar de fumar

A pesar de que hay quienes consiguen dejar de fumar de un día para otro, tras tomar la decisión de forma espontánea, no es lo más común. Por tanto, es necesario tener una buena base para dejar de fumar con éxito.

  • La motivación es un elemento clave. ¿Tiene realmente la voluntad para dejar de fumar? Si está convencido/a, genial. Si se trata de complacer a otra persona o de una apuesta, las posibilidades de tener éxito se reducen. Es totalmente necesario que, si deja de fumar, lo haga porque usted quiere y porque ha pensado en ello seriamente. Es crucial que esté seguro de que es el momento ideal.
  • Háblelo con sus amigos y familiares, sobre todo si ellos también fuman. Hágales saber que quiere dejar de fumar, pero cuidado, no se haga la idea de que los decepcionará si no consigue dejar de fumar a la primera.
  • Las personas de su entorno deben ayudarle y apoyarle en sus momentos de duda, cuando sienta la necesidad de volver a fumar o cuando esté estresado/a o enfadado/a.
  • Fíjese una serie de objetivos para dejar de fumar de la mejor manera, y cúmplalos. Independientemente de si ha decidido dejarlo progresivamente o de golpe, lo importante es que mantenga su decisión.
  • También puede fijarse objetivos económicos. Piense de la siguiente manera: “al cabo de una semana, habré ahorrado tanto. Al cabo de dos semanas, tanto”. Plantéese todas las cosas que podría hacer con ese dinero.
  • La preparación también consiste en aceptar, si fuera necesario, ayuda profesional. Puede obtener información, por ejemplo, sobre los servicios ofrecidos por tabac-info-service.fr, y plantearse unirse a la operación Mes sin Tabaco, que el año pasado reunió a más de 180.000 personas dispuestas a dejar de fumar en Francia.

Si se prepara como es debido para dejar de fumar, ¡lo tendrá todo de su parte para lograrlo!

Los síntomas relacionados con dejar de fumar 

En la mayoría de las personas, dejar de fumar provoca una serie de síntomas de los que es mejor estar al corriente para saber cómo afrontarlos. Se trata de síntomas de abstinencia:

Estos síntomas son provocados por el hecho de que los cilios bronquiales recuperan su actividad normal. De hecho, es normal tener la impresión de sentirse peor que cuando fumamos. Pero no se preocupe, es una sensación pasajera.

¿Cuál es el mejor método para dejar de fumar DE UNA VEZ POR TODAS? 

Esa es la gran pregunta. Hay distintos métodos para dejar de fumar, o para ayudarle a dejar de fumar. Algunas personas lo lograrán por sí mismas, de un día para otro, sin ayuda. Pero hay que ser realista, no muchos lo consiguen de esta manera. Lo mejor es que encuentre EL método que le ayudará a dejar de fumar a largo plazo.

Debe elegir lo que más se adapte a su nivel de dependencia y a sus costumbres. A continuación presentamos los métodos más utilizados para dejar de fumar:

Los sustitutos de nicotina 

Es una de las soluciones más utilizadas y aconsejadas por los médicos para dejar de fumar. Sin embargo, este método funciona para algunos mientras que otros tienen que volver a empezar desde el principio desde que dejan de utilizarlo.

Si principio es simple: aportan nicotina a su cuerpo y así evitan que sienta los síntomas de abstinencia. Poco a poco, se va disminuyendo la dosis de nicotina. La duración del tratamiento depende según la persona y la cantidad de cigarros que fumaba antes de decidir dejarlo. Por lo general, va de 3 a 6 meses.

Su precio puede parecer elevado, pero cuesta menos que un paquete de cigarros (cuyo precio durante los últimos años no ha parado de subir). Es bueno saber que si su médico le receta este tipo de métodos, es posible que tenga derecho a un reembolso de 150 euros al año.

Entre los principales sustitutos de nicotina que existen, encontramos:

Los parches que se aplican sobre la piel. La nicotina atravesará la epidermis hasta llegar a la circulación venosa, y a continuación hasta el organismo. Hay parches con una difusión de 16 o de 24 horas.

La duración de la difusión dependerá de su nivel de dependencia. No dude en pedir consejo a su farmacéutico o a su médico.

El parche es muy fácil de colocar. Debe ponerse sobre la piel limpia y seca, en una zona sin mucho pelo. Por lo general, es aconsejable poner el parche en la parte superior del brazo, el pecho o las caderas. Es importante cambiarlo de lugar cada día.

Medicamentos

En los casos en los que dejar de fumar resulta muy complicado y la abstinencia se hace cuesta arriba, su médico puede recetarle un medicamento que actúe directamente sobre su sistema nervioso central y cuya función es reducir la sensación de carencia ligada al hecho de dejar de fumar.

Entre los medicamentos más recetados, Zyban ocupa uno de los primeros puestos. Su agente activo, el hidrocloruro de Buproprion, es conocido por su capacidad de ayudar a los pacientes a dejar de fumar.

El medicamento Champix también suele recetarse a menudo a aquellos que tienen síntomas de abstinencia del tabaco. Este medicamento, que solamente se vende con receta, permite reducir los síntomas relacionados con la falta de nicotina gracias a su ingrediente activo.

Acupuntura 

Muchas personas afirman que han conseguido dejar de fumar gracias a la acupuntura. Se trata de un tema que causa debate. Sí, la acupuntura puede resultar de gran ayuda, pero no será la solución al problema a menos que esté verdaderamente motivado/a.

Por tanto, la acupuntura no es un método milagroso, sino una herramienta que debe ir acompañada de la voluntad necesaria para dejar de fumar. El ministerio de sanidad considera, de hecho, que no hay pruebas suficientes sobre su eficacia en cuanto a los síntomas de abstinencia del tabaco, y afirma además que los resultados obtenidos no distan demasiado de los efectos de un placebo.

Homeopatía

En este caso, el ministerio de sanidad también afirma que no hay pruebas de los efectos de esta práctica sobre la abstinencia del tabaco. Dicho esto, es posible que la homeopatía sea el empujoncito que algunos necesitan. En cualquier caso, no es suficiente para los fumadores con una alta dependencia.

Nuestros consejos para dejar de fumar durante el embarazo 

tabac et grossesseFumar durante el embarazo aumenta el riesgo de sufrir un embarazo extrauterino, abortos espontáneos y distintas anomalías durante el embarazo: nacimiento prematuro, retrasos en el crecimiento, ruptura de membranas, etc.

Muchas mujeres piensan que los diferentes métodos antitabaco como los parches no están permitidos durante el embarazo.  Pero se equivocan. Desde 1997, los parches, los chicles e incluso los inhaladores están permitidos en Francia durante el embarazo. 

Al fumar un cigarro, absorberá más de 4000 sustancias nocivas, algunas de las cuales son muy perjudiciales para el feto. Un sustituto nicotínico aportará una sola sustancia: la nicotina, pero de una manera mucho menos agresiva.

En cualquier caso, debe consultar a su médico, que le aconsejará sobre cuál es la mejor manera de dejar de fumar durante el embarazo.

Dejar de fumar progresivamente: ¿funciona de verdad? 

Para algunas personas simplemente no es posible dejar de fumar de golpe. Hoy en día existen métodos progresivos pero cuyo objetivo es idéntico: dejar de fumar de forma definitiva.

Dejar de fumar progresivamente puede ser la solución que marque la diferencia, y la clave del éxito. Pero para ello, también tendrá que hacer ciertos esfuerzos. Por ejemplo, establezca una fecha en la que apagará su último cigarrillo, en un plazo de 6 semanas.

Decida cuáles de los cigarros que fuma en un día son los más importantes, y elimine los demás reemplazándolos, por ejemplo, por chicles. Puede hacer esto durante un periodo de 3 semanas.

A continuación, elimine los cigarros que considera difíciles uno a uno. Esa etapa puede durar otras 3 semanas y concluir con ese último cigarillo definitivo.

En resumen

Sí, dejar de fumar es complicado, pero posible. Es cierto que la motivación para dejarlo es importante, pero no suficiente. Los parches, los chicles y los medicamentos le darán ese empujoncito que le hace falta.

Puede que tenga recaídas, pero procure no centrarse demasiado en ello y aprender de sus errores para volver a intentarlo. No dude en buscar ayuda, ¡y ya verá cómo termina por apagar ese último cigarro!

El primer consejo que le damos es evitar las situaciones tentadoras, sobre todo al principio.

  • Si para usted el café es sinónimo de cigarro, disminuya su consumo para reducir la tentación.
  • Trate de evitar salir a tomar algo o de fiesta. Pero solamente al principio, ya que tampoco puede dejar de vivir o de tener vida social.
  • En este tipo de situaciones intente motivarse a sí mismo repitiéndose que sería absurdo echar por tierra todos sus esfuerzos por un simple cigarro después de tomar algo.

Cuando le entren ganas de fumar, es bueno saber que esta sensación no dura más de 8 minutos.

  • Debe encontrar una manera de distraerse hasta que se le pasen las ganas. Puede, por ejemplo, jugar con su smartphone, escuchar música, dar un paseo, mordisquear un bolígrafo, etc.  De usted depende encontrar la forma de evitar pensar en las ganas de encender un cigarrillo.

Tener ganas de fumar es completamente normal y verá cómo poco a poco van desapareciendo. Pero mientras tanto, tiene que adoptar algunas medidas. ¡Felicítese a sí mismo cada vez que logre ignorar las ganas de fumar, y por cada día que pase sin tabaco! Cada vez que lo necesite puede releer la lista de razones por las que ha decidido dejar de fumar.

Dejar de fumar
4.9 (98.33%) 12 votes