ITS / ETS
4.5 (90.71%) 28 votes

ITS / ETS: prevención, síntomas y tratamientos para el hombre y la mujer

Desde el año 2000, ha habido un aumento de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y han reaparecido ciertas infecciones que estaban casi erradicadas en la mayor parte de los países occidentales, incluyendo Francia.

Esta tendencia se debe en parte al aumento de conductas sexuales de riesgo y en parte a la difusión de tratamientos antirretrovirales para el VIH. De hecho, las ITS / ETS figuran entre los 5 motivos más frecuentes de consultas médicas en los países occidentales.

Estas enfermedades están en alza en Francia, alcanzando cifras preocupantes, y es por ello que el Gobierno y los distintos organismos se han unido para luchar contra las ITS / ETS y sus complicaciones: desde 2007, el número de personas infectadas por el VIH es de entre entre 40.000 y 50.000 personas aproximadamente, lo cual supone un gran aumento (+ 124%) de la transmisión del VIH entre los jóvenes homosexuales, 20 millones de casos nuevos de ITS registrados en 2014, 200.000 chicas que se han quedado estériles después de haber contraído infecciones por clamidias…

Actualmente se han registrado aproximadamente 30 ITS / ETS, con el virus del Sida, la hepatitis B, el herpes, el virus del papiloma humano, la sífilis y la micosis genital como las más frecuentes.

Las infecciones de transmisión sexual pueden tener consecuencias graves para la salud, pero la mayor parte de ellas pueden curarse con una sola dosis de tratamientos antibióticos y una buena higiene para evitar una recaída.

Existen vacunas y diversos tratamientos eficaces para disminuir o controlar los efectos de las ITS incurables.

De hecho, no todas las infecciones son mortales, pero es necesario tener en cuenta que debilitan las mucosas y aumentan el riesgo de contaminación por el virus del sida.

Si una persona ha adquirido el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), las probabilidades de contraer una ITS son más elevadas. Esto puede complicar el tratamiento de la infección.

Estas infecciones pueden contagiarse fácilmente a otras personas si no se detectan a tiempo y no se utilizan métodos de protección. Las probabilidades de transmitir una infección sexual mediante el sexo varían de una persona a otra, mientras que otras infecciones pueden transmitirse simplemente por el contacto físico o por la sangre. El riesgo de recaída es más elevado si ninguna de las dos personas sigue un tratamiento.

Debido a este aumento de las ITS / ETS, los organismos locales e internacionales se han movilizado para promover el diagnóstico y el tratamiento precoz de las infecciones sexuales apostando por una estrategia global de prevención de la transmisión de estas enfermedades y de promoción de la salud sexual mediante estructuras como los Centros Regionales de Información y de Prevención del Sida (Centres Régionaux d’Information et de Prévention du Sida, CRIPS), los Centros de Información para Jóvenes (Bureaux d’Information Jeunesse, BIJ), los Espacios de Salud Para Jóvenes (Espace Santé Jeunes), o los Establecimientos de Información, Consulta y Consejos para la Familia (Etablissements d’Information, de Consultation et de Conseil Familial, EICCF).

Se ha establecido un plan nacional para luchar contra el VIH-sida y las infecciones de transmisión sexual (ITS) para informar y educar sobre la salud. Los jóvenes son el público prioritario en la prevención del VIH y las ITS, gracias a que tienen más información sobre estas infecciones, y a la promoción y el acceso al preservativo masculino. Las ITS son fáciles de tratar, pero pueden tener consecuencias graves en la vida de la persona infectada si no se tratan adecuadamente.

Lista de tratamientos que recoge nuestra página:

Ya sea un hombre o una mujer, en este artículo podrá encontrar información sobre las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes, incluyendo cómo se transmiten, sus síntomas, tratamiento y prevención.

Definición y clasificación

¿Qué es una ITS / ETS?

Las ETS, normalmente llamadas enfermedades venéreas o enfermedades de transmisión sexual, son infecciones que se deben a microorganismos (virus, bacterias, parásitos u hongos).

Se transmiten sobre todo entre personas que tienen diferentes tipos de relaciones sexuales (por vía vaginal, anal u oral), a pesar de que también pueden transmitirse por otras vías.

Las ITS / ETS son infecciones que existen desde hace mucho tiempo. Hace tiempo la gente solía llamarlas el « mal francés ».

Con el tiempo y la implicación de la medicina, su nombre también ha evolucionado. Jacques de Béthencourt pasó a llamar a las enfermedades de transmisión sexual « enfermedades venéreas » por la diosa del amor Venus.

Este médico francés del siglo XVI creó en 1527 un informe sobre la sífilis. Normalmente se utilizaba el término ETS (enfermedad de transmisión sexual) para describir estas infecciones, antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidiera remplazar este acrónimo por ITS (infecciones de transmisión sexual).

Desde 1999, se utiliza más el término infección que enfermedad sexual, ya que a lo largo de los años se han ido registrando un gran número de infecciones asintomáticas.

De hecho, una persona puede haber sido infectada con una infección sexual y no tener ningún tipo de síntoma a pesar de que la infección está en su organismo. Esta es la principal diferencia entre una infección y una enfermedad.

Si un enfermo presenta una serie de síntomas, el médico podrá identificar enseguida la enfermedad y escoger un tratamiento.

¿Cómo se transmite una ITS / ETS ?

Al contrario de lo que se piensa, las enfermedades infecciosas no se transmiten en el baño. Las infecciones de transmisión sexual o ITS se transmiten por contacto cutáneo, principalmente al tener relaciones sexuales por vía vaginal, anal u oral.

Se debe tener en cuenta que estas enfermedades no se transmiten solamente por vía cutánea mediante las mucosas, sino también por otras vías como por ejemplo el embarazo, el parto y las transfusiones sanguíneas. Las ITS pueden contagiarse genéticamente de madre a hijo.

Ciertas infecciones de transmisión sexual (ITS) se contagian esencialmente por la vía sexual: la gonorrea, la clamidia, el chancroide, el herpes genial, la tricomoniasis, la sífilis y el micoplasma genital.

Otras infecciones pueden ser contagiadas por otras vías, aparte de la vía sexual: enfermedades bacterianas (sífilis), parasitosis debidas a ectoparásitos (sarna o piojos del pubis), infecciones por micoplasma y enfermedades virales (virus del papiloma humano, condilomas, hepatitis B, VIH).

Síntomas frecuentes

Las ITS/ETS pueden manifestarse mediante distintos síntomas, pero los más frecuentes son:

  • Molestias: irritación, dolor;
  • Picores;
  • Segregaciones anormales o malolientes.

Los síntomas pueden ser claros o presentarse de manera más discreta. Si los síntomas son claros, se pueden observar en los órganos genitales y en la piel de alrededor. También es posible que otros síntomas, aparte de los síntomas sistémicos, se manifiesten lejos de los órganos genitales.

Generalmente, los síntomas de las ITS se manifestarán de forma diferente dependiendo del sexo de la persona afectada.

Consecuencias

Las ITS / ETS tienen efectos inmediatos sobre el organismo, como se puede observar a través de los distintos síntomas, pero también pueden tener consecuencias graves para la salud a largo plazo.

Ciertas infecciones como el herpes y la sífilis pueden aumentar considerablemente el riesgo de contraer VIH. En la mayor parte de los casos, la gonorrea y la clamidia causan la enfermedad inflamatoria pélvica y esterilidad.

La transmisión de una infección sexual de la madre al hijo es la causa principal de la mortinatalidad, la mortalidad neonatal, el peso bajo al nacer, la septicemia, la neumonía, la conjuntivitis y las malformaciones congénitas.

La sífilis es la causa de más de 300.000 muertes fetales y neonatales en mujeres embarazadas cada año. Esta infección expone a más de 200.000 recién nacidos a un mayor riesgo de muerte prematura o de enfermedad congénita cada año.

Además, la infección por el virus del papiloma humano o VPH es responsable de más de 520.000 casos de cáncer de cuello de útero y de al menos 260.000 muertes cada año.

Clasificación de las ITS / ETS

Actualmente se han identificado más de treinta bacterias, parásitos y virus que pueden contagiarse sexualmente.

Las principales infecciones de transmisión sexual son el condiloma o cresta de gallo, la gonorrea o blenorragia, el herpes, la hepatitis B, la hepatitis C, la tricomoniasis, la sífilis, la clamidia, el VIH, el virus del papiloma humano (condilomas acuminados).

En cuanto a los gérmenes, el contagio por vía sexual puede clasificarse en 4 grupos.

  • ITS bacterianas: las infecciones bacterianas se deben a bacterias que se contagian mediante relaciones sexuales. Este grupo está compuesto por tres tipos de infecciones: las blenorragias (gonococos) la sífilis (Treponema pallidum), las clamidiasis (Chlamydia trachomatis).
  • ITS virales:las infecciones virales se deben a virus que afectan a todo el organismo al mismo tiempo. Esta categoría de enfermedades es incurable y, por tanto, puede provocar la muerte del paciente. Este grupo está compuesto por 4 tipos de infecciones: el Sida (VIH), la hepatitis B (VHB), el herpes (VHS).
  • ITS fúngicas:estas infecciones están provocadas por hongos unicelulares, de los cuales el más común es la candidiasis (Candida albicans).
  • ITS parasitarias o protozoarias:las infecciones virales se deben a organismos vivos unicelulares. Incluyen 3 tipos de infecciones: las tricomoniasis (Trichomonas vaginalis), los piojos del pubis y la sarna.

Prevención

La probabilidad de contagio de estas infecciones tras el contacto sexual varía de una patología a otra.

Para prevenir las ITS / ETS, es vital educar a los hombres y las mujeres, sea cual sea su edad, sobre las infecciones y su forma de contagio.

De hecho, algunas enfermedades, como la gonorrea, el chancroide, el herpes genital, la tricomoniasis, la sífilis y la infección por micoplasma, se transmiten esencialmente a través de las relaciones sexuales.

Existen otras enfermedades cuyo contagio no ocurre solamente por la vía sexual. Este es el caso de la sífilis, la sarna o los piojos del pubis, los condilomas, el virus del papiloma humano, las verrugas genitales, la hepatitis B, el SIDA y otras infecciones por micoplasmas.

Por tanto, el uso del preservativo no es la única forma de evitar contraer estas infecciones.

Los consejos y los enfoques conductuales son indispensables para lograr la prevención primaria de las ITS.

Consejos y enfoques conductuales

La información y la educación de los jóvenes garantiza la prevención primaria de las ITS / ETS.

Ya que estas infecciones se propagan con mucha facilidad y pueden provocar muchos daños, es necesario introducir la educación sexual y proporcionar consejos sobre el sexo seguro y la reducción de riesgos antes y después del diágnostico de las ITS.

Para lograr una prevención efectiva, es necesario adaptar los métodos educativos y los consejos proporcionados a las necesidades de los adolescentes. Los enfoques conductuales también pueden dirigirse a grupos de población vulnerables y a aquellos que se ven directamente afectados por actividades sexuales de riesgo, como por ejemplo los adolescentes, los homosexuales, los trabajadores sexuales y los consumidores de drogas inyectables.

Hoy en día las páginas de internet, los centros y las asociaciones son los principales canales de información. Si la páginas oficiales como la OMS (Organización Mundial de la Salud) o el INPES (Instituto Nacional de Prevención y Educación para la Salud de Francia) son el primer punto de contacto para resolver dudas sobre las ITS, los centros de diagnóstico o las asociaciones son espacios de apoyo para hablar de estas enfermedades.

Los centros de diagnóstico y de información sobre las ITS son lugares de apoyo para las personas afectadas.

Gracias a una iniciativa del Gobierno francés, en marzo de 2015 se celebró una Jornada para la lucha contra las infecciones de transmisión sexual.

Le celebración de este evento coincidió con el centenario de la muerte de Alfred Fournier, un Profesor del siglo XIX experto en las ITS, como la sífilis y la gonococia.

Métodos prácticos

Los enfoques conductuales deben acompañarse del fomento del uso del preservativo para maximizar el éxito de la prevención de las ITS / ETS. El uso del preservativo es uno de los medios de protección más eficaces contra las ITS.

Los preservativos masculinos son los más utilizados en los programas nacionales de prevención de las ITS, aunque cabe destacar que sus equivalentes femeninos siguen siendo los más eficaces y seguros.

De estas infecciones, hay algunas que son curables y otras que no lo son. Se pueden clasificar en:

  • ITS curables: la sífilis, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis.
    ITS incurables: la hepatitis B, el herpes, el VIH y el virus del papiloma humano.

Por tanto, no existe un solo tratamiento que cure todas estas infecciones. A pesar de que algunas de estas infecciones son incurables tanto en hombres como en mujeres, otras son muy fáciles de curar.

Sin embargo, si estas últimas no se tratan correctamente o no se detectan a tiempo, pueden provocar serias complicaciones.

Es cierto que siempre es mejor prevenir que curar, pero cuando se manifiestan los síntomas, o simplemente si queremos asegurarnos tras mantener relaciones sexuales sin protección, es necesario obtener un diagnóstico.

Entonces podemos acudir a un centro de diagnóstico o consultar a nuestro médico de cabecera. Tras auscultarnos, nos recomendará un análisis de sangre para comprobar si hay agentes patógenos de infecciones de transmisión sexual en el organismo.

Las pruebas que se realizan en los centros de diagnóstico son rápidas y completamente anónimas.

ITS / ETS curables

Por lo general, tanto los hombres como las mujeres pueden contraer las mismas ITS / ETS tras haber tenido relaciones sexuales sin protección, aunque los síntomas y la gravedad de la enfermedad no son idénticos.

Sin embargo, existen infecciones de transmisión sexual que solamente se contagian a las mujeres. Siempre se recomienda informar de ello a la pareja sexual, para que pueda obtener un diagnóstico y seguir un tratamiento con el objetivo de evitar cualquier recaída.

En los hombres, los síntomas de estas infecciones de transmisión sexual son secreciones por la punta del pene, picor, quemazón al orinar, eyaculaciones dolorosas, dolores en los testículos y rojeces en la piel del pene.

En las mujeres, las infecciones se manifiestan con descargas blancas abundantes y malolientes, dolores en el bajo vientre, relaciones sexuales dolorosas, quemazón o picores en la vulva, rojeces anormales, hinchazones anormales de la vulva, quemazón al orinar y sangrado (sin ser la regla).

ITS / ETS en los hombres

La sífilis

La sífilis es una infección causada por la bacteria Treponema pallidum. Por lo general, provoca lesiones graves y permanentes en el organismo si no se trata. En algunos casos aislados, esta infección puede ser mortal si no se sigue ningún tratamiento.

  • Contagio

La sífilis es una infección que se puede contagiar por distintas vías (anal, vaginal u oral) tras mantener relaciones sexuales. Una mujer embarazada puede transmitir la sífilis al feto.

  • Prevención

El uso del preservativo es la mejor manera de prevenir la sífilis. Debe utilizarse siempre al mantener relaciones sexuales.

  • Síntomas

Los síntomas de la sífilis evolucionan en función de la fase en la que se encuentre la enfermedad: primera, segunda, latente y terciaria.

En la primera fase, el principal síntoma de la sífilis es la aparición de chancros abiertos en las partes infectadas (zona genital, ano o garganta) aproximadamente 21 días después de la exposición a la infección.

En la segunda fase (tras unos 3 meses), la sífilis se manifiesta por lo general como una gripe y puede estar acompañada de la pérdida de cabello, dolores musculares y articulares, fiebre, hinchazón de las glándulas y pérdida de peso. En el estado latente, que puede durar entre uno y 30 años, no aparece ningún síntoma y es como si la infección hubiera desaparecido, a pesar de que continúa propagándose por el organismo.

En la fase terciaria, la sífilis conlleva distintas complicaciones a largo plazo como lesiones internas o externas (cerebro, corazón o vasos sanguíneos), problemas cardiovasculares y mentales.

  • Tratamientos

La sífilis se trata con antibióticos. Si no se sigue ningún tratamiento es más posible que haya complicaciones que pueden llevar a la muerte.

La tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección sexual frecuente que se debe a unos parásitos microscópicos llamados Trichomonas vaginalis. Normalmente no tiene muchos síntomas, pero puede afectar tanto a la mujer (vagina, uretra, vejiga o cuello del útero) como al hombre (uretra o prepucio).

  • Contagio

Como la mayor parte de las ITS, el contagio de la tricomoniasis tiene lugar tras mantener relaciones sexuales con una persona infectada.

  • Prevención

El uso del preservativo es la mejor manera de prevenir la tricomoniasis. Debe utilizarse siempre al mantener relaciones sexuales.

  • Síntomas

La infección por tricomoniasis es poco frecuente en los hombres, y por lo general no se presenta ningún síntoma, mientras que los síntomas de la infección se manifiestan aproximadamente en el 50% de las mujeres. Los síntomas normalmente aparecen en la semana siguiente a la infección, y hasta seis meses más tarde.

En las mujeres, la tricomoniasis se manifiesta mediante secreciones vaginales, olor vaginal, dolor al orinar o al mantener relaciones sexuales, irritación o quemazón vaginal.

En los hombres, los síntomas de la tricomoniasis son, por lo general, secreciones en el pene, irritación de la punta del pene y sensación de quemazón al orinar.

  • Tratamientos

La tricomoniasis se trata con una sola dosis del antibiótico « Metronidazol ». Puede causar una enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres si no se trata. La causa inmediata de la infección en mujeres son los embarazos ectópicos o prematuros.

A largo plazo, la infección puede causar dolor pélvico crónico, infertilidad o riesgo de transmisión del VIH.

Ladillas

Las ladillas o piojos del pubis son insectos de aproximadamente un milímetro que parecen pequeños cangrejos. Se alimentan de sangre y ponen sus huevos en la base del vello púbico. Las picaduras de las ladillas provocan un picor intenso.

  • Contagio

Las ladillas se contagian al tener relaciones sexuales con una persona infectada, ya que se desplazan de una persona a otra. Las ladillas no son la consecuencia de una mala higiene y cualquiera puede tenerlas, sobre todo teniendo en cuenta que pueden sobrevivir hasta dos días en la ropa de cama y la ropa de la persona infectada.

  • Prevención

Para prevenir el contagio de las ladillas, es necesario evitar compartir toallas y ropa sucia, y tener cuidado en los probadores, ya que las ladillas no se transmiten únicamente por contacto de la piel.

  • Síntomas

Las personas que tienen ladillas sienten picor acompañado de irritación, rojeces e inflamación cutánea en el pubis. Las picaduras de las ladillas se manifiestan como pequeñas marcas azules en la piel. También se pueden observar pequeñas partículas negras (excrementos de ladilla) en la ropa interior.

  • Tratamiento

Dado que las ladillas no desaparecen sin tratamiento, es aconsejable utilizar un champú especial de venta en farmacias. También se puede utilizar un peine de púas finas o las uñas para retirar los huevos del vello. Para eliminar las ladillas, es necesario lavar la ropa y la ropa de cama con agua caliente, o realizar un lavado en seco.

La sarna

La sarna es una infección causada por ácaros parásitos que cavan surcos bajo la superficie de la piel para poner en ellos sus huevos. La propagación de la infección se produce por el desplazamiento de las larvas a distintas zonas del cuerpo. Estos ácaros prefieren las zonas cálidas de la piel, como por ejemplo los pliegues de los codos, las nalgas, los omóplatos, los pechos y el pene, etc.

  • Contagio

La sarna se transmite de una persona a otra por contacto íntimo, como las relaciones sexuales. Dado que los ácaros pueden sobrevivir hasta tres días en la ropa y la ropa de cama, la exposición a la infección se prolonga incluso después del contacto con una persona infectada. Al igual que los piojos del pubis, los ácaros no son la consecuencia de una mala higiene.

  • Prevención

Para evitar el contagio, es necesario evitar compartir toallas y ropa sucia, y pasar el aspirador por las zonas que no pueden ser lavadas.

  • Síntomas

Los primeros síntomas de la sarna aparecen generalmente entre tres y cuatro semanas después de la contaminación. Se experimentan picores intensos, rojeces en la piel de la zona infectada y, en algunos casos aislados, piel escamosa o cuarteada.

  • Tratamientos

El médico receta una loción especial que se debe aplicar por todo el cuerpo. Para eliminar los ácaros, es necesario lavar la ropa y la ropa de cama con agua caliente, o realizar un lavado en seco.

ITS / ETS en las mujeres

Las infecciones fúngicas del tipo Cándida son muy común en las mujeres. Hay muchas ITS que tienen consecuencias más graves en mujeres que en hombres, aunque se contagien a ambos sexos si tienen relaciones sexuales sin protección.

La candidiasis

La candidiasis se debe a la proliferación del hongo llamado Candida Albicans. Se trata de un hongo saprófito que se encuentra en la vagina. Esta infección de la mucosa vaginal es la más común en las mujeres, con un 75% de mujeres que la experimentan a lo largo de su vida.

  • Contagio

El contagio de la candidiasis vaginal puede tener lugar debido al contacto con ropa sucia o por autocontaminación en las mujeres, mientras que en el caso de los hombres la única forma de contagio es por vía sexual.

  • Complicaciones

Esta infección se vuelve agresiva en ciertos casos, especialmente si se está siguiendo un tratamiento con antibióticos, se está tomando la píldora anticonceptiva, si la persona afectada está embarazada o incluso si se sufren algunas enfermedades como la diabetes. Esta micosis vaginal no es grave, pero sigue siendo desagradable. Puede provocar un bloqueo psicológico y sexual en muchas mujeres.

  • Síntomas

A menudo, las mujeres infectadas no experimentan ningún síntoma, a pesar de que infección se sigue propagando. Pero en la mayoría de los casos, la infección provoca picores en los labios menores o mayores de la vulva.

Las principales características de esta micosis son, además, descargas blancas densas, sensación de quemazón, rojeces y pequeños granos. La candidiasis puede ser molesta, ya que es posible que reaparezca varias veces a lo largo de los años. El periodo de incubación puede ir de 1 día a 1 mes.

  • Tratamientos

Los médicos recomiendan el tratamiento con óvulos o aplicar una crema para tratar la candidiasis vaginal. Es necesario seguir unas buenas pautas de higiene para evitar las recaídas.

La gonorrea

La gonorrea o blenorragia es una infección bacteriana causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Si no se trata, la gonorrea puede causar la enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres, lo que provoca dolores pélvicos crónicos, infertilidad y embarazos ectópicos.

  • Contagio

La gonorrea se contagia por medio de relaciones sexuales sin protección por vía oral, anal y vaginal con una persona infectada. También puede ser transmitida de madre a hijo durante el parto.

  • Prevención

Los preservativos contribuyen a prevenir el contagio de la gonorrea durante las relaciones sexuales.

  • Síntomas

La infección se manifiesta de distintas maneras dependiendo de la persona. Muchos hombres y mujeres experimentan síntomas leves, o ningún síntoma en absoluto. En las mujeres, se suele manifestar mediante una sensación de quemazón al orinar, sangrado, picor o dolor vaginal, y una descarga amarillenta.

En los hombres, los síntomas son segregaciones en la punta del pene, sensación de quemazón al orinar y dolor de testículos.

  • Tratamientos

Une infección por gonorrea puede tratarse con una sola dosis de antibiótico oral, pero es posible que reaparezca inmediatamente después ya que algunas cepas de la enfermedad son resistentes a ciertos antibióticos.

La clamidiasis

La clamidiasis es una infección de origen bacteriano causada por la Chlamydia trachomatis. Esta ITS es una de las más frecuentes en Francia.

  • Contagio

La clamidiasis se transmite a través de relaciones sexuales sin protección, ya sea por vía oral, anal o vaginal.

  • Prevención

El uso de preservativos es necesario para prevenir la propagación de la clamidiasis, ya que la bacteria de la clamidiasis también puede infectar la garganta, la uretra, el recto o el cuello de útero.

  • Síntomas

En la mayor parte de los casos, la infección por clamidia no presenta ningún síntoma. Los síntomas se presentan por lo general entre 2 días y 2 semanas después de haber contraído la infección. Por lo general, la clamidiasis tiene más efectos en las mujeres, que experimentan síntomas como quemazón al orinar, descargas vaginales, sangrado no causado por la regla, sangrado y dolor durante o después de las relaciones sexuales, dolores abdominales, fiebre y escalofríos.

En los hombres, los síntomas se manifiestan a través de picores en el pene, dolor al orinar, secreciones y dolor de testículos.

Es necesario destacar que aproximadamente el 50% de los hombres no presenta ninguno de estos síntomas, lo que dificulta el diagnóstico en los hombres.

  • Tratamientos

La clamidiosis se trata con antibióticos. Debe tomarse el tratamiento completo aunque desaparezcan los síntomas. Si no se trata, la clamidiasis puede causar la enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres, lo que provoca dolores pélvicos crónicos, infertilidad y embarazos ectópicos.

El diagnóstico de las ITS / ETS

El diagnóstico de las ITS / ETS sigue siendo la manera más eficaz de combatir las distintas infecciones cuyo factor común es el contagio por vía sexual.

De hecho, el objetivo del diagnóstico es ayudar a los pacientes a tratar las infecciones rápidamente en función de los distintos síntomas, y evitar complicaciones. También permite evitar el contagio de las infecciones a las parejas de las personas infectadas.

Existen distintos métodos para diagnosticar las ITS. A veces, a los profesionales de la salud les basta con los síntomas para diagnosticar la infección, pero es necesario realizar pruebas para conocer la naturaleza de la infección y sus agentes patógenos:

  • Un análisis de sangre para detectar anticuerpos y antígenos en la sangre;
  • Un exudado vaginal (mujeres) o una muestra de secreción uretral (hombres), cuyo cultivo permitirá identificar los gérmenes;
  • Una muestra de orina para detectar ciertas bacterias.

¿Por qué diagnosticar las ITS / ETS?

Por lo general, es aconsejable un diagnóstico de posibles ITS después de haber tenido relaciones sexuales sin protección, para saber si estamos infectados o no, ya que gran parte de las infecciones sexuales se transmiten únicamente por contacto sexual.

También es necesario un diagnóstico se deseamos pasar a la fase siguiente de una relación con la misma persona, es decir, dejar de utilizar el preservativo. Ambas personas deberían obtener un diagnóstico de posibles ITS.

En las mujeres, también se aconseja obtener un diagnóstico si planean quedarse embarazadas. También es la mejor forma de quedarse tranquilo y de conocer nuestro estado de salud para aquellas personas muy activas o activas sexualmente.

¿Quién debe obtener un diagnóstico?

Todo el mundo puede obtener un diagnóstico de ITS, pero sobre todo es importante que lo hagan aquellas personas que son particularmente susceptibles, como por ejemplo:

  • las personas recién infectadas;
  • parejas sexuales de personas infectadas;
  • personas que padecen de VIH;
  • personas con múltiples parejas sexuales;
  • homosexuales;
  • mujeres embarazadas;
  • consumidores de droga por vía intravenosa;
  • inmigrantes que provienen de zonas con altos niveles de infección.

Éxamenes médicos para el diagnóstico de las ITS / ETS (por enfermedad)

Se pueden llevar a cabo diferentes exámenes para diagnosticar las ITS. Esto dependerá generalmente de lo que busquemos, pero los profesionales de la salud siempre intentarán identificar otras infecciones cuando se detecta una ITS en un paciente.

Sífilis

Para diagnosticar la sífilis, es necesario realizar un examen físico o una prueba de laboratorio. Se hace un análisis de sangre o un frotis de la zona infectada.

Clamidiosis

Para diagnosticar la clamidia, se realiza un test de amplificación de ácidos nucléicos o TAAN. Estos ácidos se corresponden con el ADN de la bacteria y permiten detectar la presencia de la bacteria a partir de una muestra: primer chorro de orina para los hombre y una muestra vaginal recogida por la propia paciente para las mujeres.

Gonococcia

La gonococcia se diagnostica de manera diferente dependiendo de si hay síntomas o no. Si hay síntomas, es necesario hacer una prueba de laboratorio. Después de un cultivo de las muestras, se puede averiguar si hay contaminación y observar el desarrollo del germen de la bacteria. Si la infección no tiene síntomas, es necesario realizar una prueba TAAN.

Virus del papiloma humano

El diagnóstico del virus del papiloma (o VPH) se realiza mediante un frotis cervical, que se utiliza por lo general para identificar el cáncer de cuello de útero. Se recomienda que todas las mujeres de entre 25 y 65 años se hagan esta prueba una vez al año o cada tres años según la estabilidad de su vida en pareja.

Tricomoniasis

Para diagnosticar la tricomoniasis se utiliza una muestra de orina que se analiza en laboratorio. Esto permite confirmar o desmentir la presencia de parásitos.

Ladillas

Los médicos inspeccionan la zona infectada con una lupa para detectar las ladillas y los huevos grisáceos.

Sarna

La sarna es una infección cuyo diagnóstico puede ser complicado ya que requiere un poco de tiempo, pero examinar la zona que puede estar contaminada permite detectar si el paciente está infectado o no.

Candidiasis

El diagnóstico de la candidiasis vaginal se realiza mediante un frotis vaginal. Se trata de un método indoloro que consiste en tomar una muestra de líquido o células del organismo para examinarlas bajo microscopio.

Gonorrea

Tanto en hombres como en mujeres, la gonorrea se diagnostica mediante una muestra de orina o un frotis de la zona infectada.

¿Dónde obtener el diagnóstico?

El diagnóstico de las ITS es gratis y anónimo. Por lo general, su médico de cabecera, ginecólogo o matrona le mandará a hacer una prueba de diagnóstico de ITS en:

  • Centros Gratuitos de Información y Diagnóstico (CeGIDD) ;
  • Centros de Planificación y Educación Familiar (CPEF) ;
  • Centros y asociaciones de diagnóstico.

Lista de centros de diagnóstico: haga clic en la imagen o visite la página http://www.info-ist.fr/depistages/index.html y seleccione su región, o llame al número gratuito.

En conclusión, es necesario saber que la mayoría de las infecciones de transmisión sexual (ITS) se curan con tratamientos muy simples.

Tenga en cuenta que contraer una ITS aumenta el riesgo de infección por VIH. Por tanto, el tratamiento de las ITS es esencial, tanto para la persona infectada como para su pareja sexual.

Incluso si esta última piensa que su estado de salud es bueno, es necesario llevar a cabo un diagnóstico de posibles ITS después de haber mantenido relaciones íntimas con una persona infectada. No realizar un diagnóstico aumenta el riesgo de recaída y puede conllevar complicaciones peligrosas.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments