Anorgasmia: causas, síntomas y tratamientos de esta disfunción sexual

Hay mujeres que nunca han experimentado un orgasmo, o que han dejado de experimentarlos. Estas mujeres padecen de anorgasmia. Esta disfunción sexual también puede afectar a los hombres, pero en menor medida que a las mujeres.

Esta patología, que puede tener consecuencias negativas en la vida de las mujeres que la padecen, puede tener diferentes causas. ¿Cuáles son estas causas? ¿Qué consecuencias tiene la anorgasmia? ¿Cómo se puede solucioanr?

Si padece de anorgasmia, seguramente se haga muchas preguntas al respecto sin obtener respuesta. Por eso hemos dedicido responder a todas sus preguntas en esta guía completa sobre la anorgasmia.

¿Qué es la anorgasmia?

La anorgasmia es la dificultad para llegar al orgasmo o para tener un orgasmo cuando se produce estimulación sexual. Esta patología, que afecta sobre todo a las mujeres y a algunos hombres, puede tener distintas causas, principalmente psicológicas.

Existen tres tipos de anorgasmia.

  • Anorgasmia primaria, si la persona nunca ha experimentado un orgasmo
  • Anorgasmia secundaria, si la persona ha experimentado orgasmos anteriormente pero han dejado de producirse
  • Y para terminar, la anorgasmia situacional, que aparece con algunas parejas o si la persona está pasando por un momento difícil como un periodo de duelo o de estrés.

¿Cuáles son las causas?

Independientemente de que se produzca en hombres o en mujeres, esta patología puede tener distintas causas, pero en la mayor parte de los casos son de origen psicológico.

Este bloqueo que impide a quien lo sufre llegar al éxtasis sexual, se debe según muchos sexólogos a que la persona es incapaz de dejarse llevar. El miedo, una imagen o una sensación, por ejemplo, pueden provocar que la persona no consiga relajarse y, por tanto, llegar al orgasmo.

La necesidad de tenerlo todo bajo control, una educación estricta, o la vergüenza de experimentar placer sexual pueden ser motivos que expliquen por qué algunas personas no consiguen dejarse llevar.

Entre las distintas causas, puede haber problemas que intervengan durante el acto sexual como la aparición de una imagen mental negativa, el miedo a hacerse daño, la timidez o los complejos físicos. La relación de pareja también puede cumplir un papel importante en la anorgasmia, como, por ejemplo, si ha habido una infidelidad o peleas frecuentes. Muchos sexólogos han podido constatar que los abusos sexuales también pueden ser la causa de la anorgasmia.

Por llo tanto, las causas de la anorgasmia pueden ser:

  • Mala imagen de uno mismo, de su cuerpo, complejos físicos
  • Miedo a dejarse llevar y experimentar placer
  • Falta de confianza en uno mismo, timidez
  • Educación estricta
  • Una experiencia traumática (violación, abuso sexual)
  • Un acontecimiento importante (duelo, perder el trabajo, divorcio)
  • Problemas de pareja (conflictos, infidelidades)
  • Dudas con respecto a lo que uno siente por su pareja
  • Relaciones sexuales dolorosas

Soluciones contra la anorgasmia

No existen tratamientos medicos contra la anorgasmia, pero sí que existen soluciones. Éstas dependerán, por supuesto, del motivo por el que no sea capaz de tener un orgasmo o haya dejado de tenerlos. En casos de anorgasmia pasajera, la mayoría de las personas la superan sin ningún tipo de ayuda externa.

Pero si empieza a convertirse en un problema y a afectar a la pareja, es importante consultar a un especialista. Lo más recomendable es dirigirse a un psicoterapeuta o a un sexólogo. Para empezar, puede consulta a su médico de cabecera, su ginecólogo o un urólogo para eliminar cualquier otra causa posible como, por ejemplo, un desequilibrio hormonal.

Si la anorgasmia se debe a haber sufrido abusos sexuales, lo mejor es acudir a un psicoterapeuta, que será la persona más indicada para poner solución a este problema psicológico.

También puede consultar a un sexólogo, ya sea individualmente o en pareja. En la mayor parte de los casos le propondrá que reflexione sobre su sexualidad, sobre su propio cuerpo y lo que le produce excitación sexual. Es muy común que como parte del tratamiento le proponga soluciones como la masturbación, ya sea individual o en pareja, con el objetivo de volver a disfrutar del sexo, sobre todo si el sexo se ha convertido en un motivo de preocupación para usted.

La sofrología y la meditación son posibles soluciones si su anorgasmia se debe a crisis severas de ansiedad o a imágenes mentales negativas que la invaden durante las relaciones sexuales. Estas soluciones son conocidas por proporcionar buenos resultados.

La hipnosis, el yoga y cualquier técnica de relajación son soluciones complementarias que pueden resultar muy eficaces a la hora de practicar el “dejarse llevar” y ser mas conscientes de nuestro propio cuerpo.

Poco frecuente en hombres, pero no inexistente

Aunque afecta sobre todo a las mujeres, la anorgasmia también puede aparecer en los hombres. Al igual que ocurre con las mujeres, el hombre experimenta una sensación de bloqueo que les impide llegar al éxtasis sexual, y, por tanto, experimentar un orgamso.

En los hombres, la anorgasmia puede manifestarse de distintas formas. Por ejemplo, es posible que tengan dificultades para tener una erección o para eyacular. También pueden tener una eyaculación pero sin llegar a alcanzar el orgasmo.

Por lo general, asumimos que las eyaculaciones son el equivalente del orgasmo, pero esto no es así. La eyaculación es una respuesta fisiológica del cuerpo humano que puede no estar provocada neesariamente por un orgasmo. Por lo tanto, un hombre puede eyacular sin experimentar ningún tipo de placer.

En el 80 % de los casos, las causas psicológicas están detrás de la anorgasmia masculina. El estrés, la angustia, o alguna situación problemática suelen ser a menudo el motivo por el que un hombre no consigue alcanzar el orgasmo. También puede producirse como consecuencia de problemas neurológicos, como por ejemplo en el caso de hombres que padecen de esclerosis múltiple. Algunas drogas o medicamentos también pueden producir anorgasmia.

Si experimenta este problema, es esencial que consulte a su médico para determinar la causa y derivarle a un especialista, que se encargará de ayudarle a superar la anorgasmia.

Si no hay un orgasmo…¿tampoco hay placer?

A menudo se confunden los conceptos de anorgasmia y frigidez. Aunque una mujer no experimente el orgasmo, esto no significa que no sienta placer, mientras que una mujer frígida no sentirá ningún tipo deseo sexual.

Las personas que padecen de anorgasmia experimentan placer y excitación sexual, pero no consiguen llegar más allá de lo que los sexólogos denominan la fase de la meseta, que corresponde al momento de excitación sexual inmediatamente anterior al orgasmo.

¿Cuáles son las consecuencias de la anorgasmia?

Como es de esperar, las consecuencias de la anorgasmia varían de una persona a otra. Si se produce, por ejemplo, en una mujer que no tiene ningún tipo problema médico concreto o después de un parto y si no existen problemass de pareja, se tratará de una anorgasmia pasajera que pasará rápidamente.

Algunas personas que nunca han experimentado un orgasmo afirman que lo llevan muy bien, porque siguen experimentando placer y deseo sexual.

Pero para otras mujeres, no poder llegar al orgasmo es una verdadera frustración. Esta incapacidad de llegar al orgasmo suele percibirse como una injusticia, o incluso como un fracaso. Puede provocar una pérdida de confianza, percepción distorsionada de uno mismo, un sentimiento de vergüenza y puede arruinar las relaciones sexuales por miedo a no alcanzar el orgasmo.

Además, puede crear conflictos en la pareja ya que la otra persona puede llegar a sentirse culpable y frustrada de no conseguir que su pareja llegue al orgasmo, o bien que no le interesa el sexo.

Si no consigue llegar al orgasmo y esto le produce frustración, no dude en consultar a su médico para no alargar el problema.

¿Debo consultarlo con mi pareja?

Si la anorgasmia le está haciendo pasar un mal trago y no se siente a gusto en los encuentros sexuales con su pareja, o si se produce debido a un problema de pareja (infidelidad, rutina, cambios en la pareja, su actitud…), lo mejor es hablar con él.

Una de las posibles soluciones es seguir una terapia de pareja para determinar el problema y superarlo. Consistirá en aceptar las diferentes expectativas de los miembros de la pareja, y relativizarlas. Como ocurre con cualquier problema sexual, el diálogo es clave, tanto para usted como para su compañero. Algunas mujeres prefieren fingir un orgasmo para no decepcionar, herir o frustrar a su pareja, pero cualquier terapeuta le dirá que esto no ayuda a nadie.

Conclusión

La anorgasmia es más frecuente de lo que parece, pero tiene solución. Algunas mujeres lo llevan bien y, para otras, no poder alcanzar el orgasmo es una verdadera pesadilla. Si este es su caso, no dude en consultar a su médico o a un sexólogo. 

Lo primero es determinar cuál es el motivo y una vez hallado, podrá recibir la ayuda y los consejos necesarios para que todo vuelva a la normalidad.

Anorgasmia
5 (100%) 1 vote