Frigidez
5 (100%) 1 vote

Frigidez: causa, síntomas y tratamientos de esta disfunción sexual

“Frigidez” es una palabra a menudo empleada erróneamente, y que realmente se trata de una disfunción sexual que suele confundirse con la anorgasmia (ausencia de orgasmos). A menudo se suele creer que la frigidez es una actitud, pero realmente es un bloqueo ante la sensación de placer.

Puede provocar un verdadero malestar en las mujeres que la padecen, y afectar a la vida de pareja. “Frigidez” es una palabra que se usa a menudo, pero realmente pocas personas saben que se trata de una disfunción sexual, qué la provoca y cómo tratarla.

Teniendo en cuenta la cantidad de información infundada a propósito de la frigidez, es lógico que las mujeres que la sufren tengan un gran número de preguntas sin respuesta sobre este problema, por lo que presentamos nuestra guía completa sobre esta disfunción sexual, que afecta a un 10 % de las mujeres.

¿Qué es la frigidez?

También llamada trastorno del deseo sexual hipoactivo, la frigidez se traduce en el hecho de no sentir ningún tipo de placer durante las relaciones sexuales. Por ejemplo, cuando se produce la penetración, las mujeres que padecen frigidez no sienten nada. En algunos casos, la mujer ni siquiera experimenta placer durante la masturbación.

Se trata de frigidez primeria cuando la mujer siempre ha tenido este trastorno, y de frigidez secundaria si en el pasado ha tenido una vida sexual plena.

Los síntomas de la frigidez se dividen en dos categorías. Por un lado está la frigidez total, es decir, que la mujer no experimenta ningún tipo de deseo sexual ni de excitación, no reacciona frente a las estimulaciones, experimenta ausencia de lubricación vaginal y tampoco siente placer ni llega al orgasmo.

La segunda categoría es la frigidez parcial. En este caso, la mujer logra estar excitada (aunque no sin dificultades) pero, una vez que supera la fase de excitación, le resulta difícil llegar al orgamso.

Causas de la frigidez

Debe saber que la frigidez no es una enfermedad en sí, sino más bien un trastorno sexual. Hay muchas razones que pueden provocarla, y pueden ser tanto psicológicas como fisiológicas.

Causas psicológicas

  • Una situación traumática durante la infancia
  • Una educación estricta que condena la sexualidad
  • Falta de confianza
  • Dificultad para aceptar el propio cuerpo
  • Problemas de pareja
  • Ausencia de sentimientos por la pareja
  • Ausencia de preliminares
  • Malas experiencias
  • Falta de interés por el sexo

¿Cómo se trata la frigidez?

Es necesario tener en cuenta que si la frigidez no es motivo de frustración para la mujer, no tiene por qué sentirse obligada a buscar una solución. Sin embargo, si la mujer lo está pasando mal y esto resulta motivo de frustración, y está afectando a la pareja, es importante intentar buscar una solución.

No existe un tratamiento especialmente adaptado a la frigidez, sino más bien soluciones, consejos y ayuda. Lo primero que debe hacer es consultar a su médico o ginecólogo para poder descartar que se deba a un problema de salud. Si, por ejemplo, la frigidez ha aparecido a raíz de un tratamiento médico, su doctor podrá ayudarla. Si se debe a una disminución del deseo sexual o a sequedad vaginal, es posible que deba tomar un tratamiento hormonal.

Si la frigidez aparece como consecuencia de un problema psicológico o conductual, lo más recomendable es que consulte a un sexólogo o un psicoterapeuta. Su papel será el de guiarla y descubrir los verdaderos motivos de la ausencia de deseo sexual.

Hable con su pareja

Al igual que ocurre con los demás trastornos sexuales, es esencial que hable de la frigidez con su pareja. Si la causa es psicológica, su pareja puede jugar un papel importante y deberá mostrar comprensión, estar a su lado y apoyarla. La comunicación será la base de su recuperación.

¿Su pareja sufre de frigidez? Siga estos consejos:

  • Manténgase a su lado y tranquilícela
  • La comunicación es su mejor aliada. Dígale que se sigue sintiendo atraído por ella y que la quiere
  • Poco a poco, háblele de su propio deseo sexual
  • Ofrezca muestras de cariño (sin ser durante el sexo). Les caricias sensuales juegan un papel importante
  • Tómese su tiempo y sea paciente
  • Si está siguiendo una terapia sexual, propóngale asistir con ella

Si sufre de frigidez o si es la pareja de una mujer con este problema, a veces el diálogo es suficiente como para que todo vuelva a la normalidad. 

La frigidez masculina…¡también existe!

Son pocos y el número es mucho menor que en el caso de las mujeres, pero los hombres también pueden experimentar frigidez. Si su pareja considera que la cama solamente es para dormir, si siempre encuentra excusas para no mantener relaciones, si no reacciona a sus caricias…es posible que padezca frigidez.

Hay varias causas que pueden provocar la frigidez masculina. Una enfermedad, una intervención quirúrgica, estrés o ansiedad, una experiencia traumática durante la infancia…todas estas situaciones pueden dar lugar a frigidez. Para ponerle fin, debe consultar a su médico, un sexólogo o un psicólogo, dependiendo de cúal sea la causa. Por supuesto, debe hablar con su pareja para evitar que haya un distanciamiento y para que no sea haga ideas equivocadas sobre su falta de deseo sexual.

Conclusión

Se oye hablar de la frigidez a menudo, pero suelen ser concepciones erróneas y casi nadie sabe que realmente se trata de un trastorno sexual. Es más frecuente de lo que parece, y puede deberse a varias causas. Hablar de ello es un primer paso para ponerle solución, ¡y es un gran paso!

No permita que la frigidez arruine su vida en pareja y se convierta en un motivo de frustración. ¡Hable con un profesional de la salud cuanto antes!

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments