Priapismo: causas, síntomas y tratamientos de esta disfunción sexual

El priapismo es una afección poco común pero que puede convertirse en una urgencia médica. Esta erección larga y dolorosa no debe tomarse a la ligera, y en caso de experimentarla es fundamental tratarla cuanto antes para evitar sus consecuencias, que pueden ser graves.

¿Qué es realmente el priapismo? ¿Qué lo provoca? ¿A quién debe consultar? ¿Existe algún tratamiento? A continuación, le explicamos todo lo que debe saber sobre el priapismo.

El priapismo en pocas palabras

El priapismo es un trastorno sexual que se caracteriza por una erección que dura más de 4 horas y que resulta dolorosa en la mayoría de los casos. Se debe a que la sangre se queda atrapada en los cuerpos cavernosos del pene, responsables de la erección.

Normalmente, estos cuerpos cavernosos funcionan como una especie de esponja, absorbiendo la sangre para que se produzca una erección. Entonces, se comprimen y expulsan la sangre para que el pene vuelva a su estado normal. Cuando un hombre experimenta priapismo, este flujo de sangre es demasiado abundante y los cuerpos cavernosos no se vacían con normalidad.

Se trata de una patología que ocurre fuera del acto sexual, sin que haya deseo ni excitación. El dolor solamente aparece en los casos de priapismo más graves, y se debe a la fuerte presión a la que están sometidos los cuerpos cavernosos del pene.

Puede tratarse de episodios aislados o recurrentes, dependiendo de cada caso. Si es de origen traumático, es posible que solamente se produzca una vez. Si es de origen crónico o venoso, puede haber varios episodios.

Distintas formas de priapismo

El priapismo puede presentarse en 3 formas:

  • Priapismo venoso

En este caso, el priapismo se debe a un flujo bajo. Es la forma más frecuente, más dolorosa y más peligrosa. Por tanto, es fundamental tratarlo cuanto antes. De hecho, si no se recurre a un tratamiento cuanto antes, es posible que se produzca una necrosis de los cuerpos cavernosos producida por la falta de oxígeno. Este tipo de priapismo puede provocar problemas de erección permanentes.

El priapismo venoso puede aparecer como consecuencia de un tratamiento de cáncer de próstata, de vejiga o de recto, por ejemplo. Este tipo de priapismo también puede aparecer si el paciente ha sufrido algún tipo de leucemia, problemas de coagulación, o debido a la toma de ciertos medicamentos.

  • Priapismo arterial

En este caso hablamos de flujo alto. Este tipo de priapismo no es doloroso, y tiene la particularidad de aparecer en un período de unos días como consecuencia de un traumatismo a nivel del pene o el perineo.. Suele darse en niños y en jóvenes deportistas.

  • Priapismo crónico intermitente

Este tipo de priapismo está ligado a una enfermedad de los glóbulos rojos llamada drepanocitosis que suele darse en las poblaciones africanas y de las Antillas. Esta enfermedad provoca erecciones recurrentes que suelen producirse de noche y que, a largo plazo, pueden desencadenar un priapismo venoso.

Causas del priapismo

A menudo se desconocen las causas del priapismo y de hecho, en un 40 % de los casos, no puede identificarse la causa. Entre las distitnas causas posibles, existen complicaciones debidas a algunos tratamientos contra la impotencia y la disfunción eréctil. Las inyecciones intracavernosas recetadas para combatir los problema de erección también pueden llegar a provocar priapismo.

Entre las distintas causas, podemos encontrar:

  • Las diálisis para el tratamiento de la insuficiencia renal
  • Heridas en el perineo o el pene
  • La diabetes
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Al tomar algunos medicamentos como hipertensores, tratamientos contra la epilepsia o fármacos psicotrópicos
  • Consumo de drogas y alcohol
  • Si existen antecedentes de enfermedades urológicas
  • Enfermedades de la sangre

¿A quién puede afectar?

Puede afectar a todos los hombres, independientemente de la edad que tengan. Pero esto depende, obviamente, de la cusa. Si el priapismo se debe a un traumatismo, suele estar más presente en niños y jóvenes, ya que son los que suelen realizar más actividad física.

En el caso del priapismo venoso, suele producirse en hombres mayores de 60 años, ya que a este edad aumenta el riesgo de cáncer de próstata. El priapismo crónico intermitente suele afectar a hombres jóvenes de entre 15 a 30 años.

¿Cuándo debería consultar a un médico?

Como ya hemos mencionado, debe consultar a su médico lo antes posible. Pero, ¿cómo saber si ha llegado el momento de actuar? Si ha tenido una erección de más de 4 horas, lo más recomendable (y lo mejor) es que consulte a un médico. Lo más prudente es acudir a un servicio de urgencias, para que pueda examinarle un urólogo lo antes posible.

Tenga en cuenta que si no consulta a un médico y si el priapismo dura más de 24 horas, puede provocar lesiones irreversibles por necrosis y anoxia de los tejidos. Puede provocar impotencia a largo plazo.

Para obtener un diagnóstico, lo primero será llevar a cabo un examen de la zona abdominal, el ano y los órganos genitales. Primero, el urólogo intentará identificar qué tipo de priapismo sufre, basándose en el grado de rigidez del pene y en cómo responda a los estímulos.

Es posible que el urólogo quiera realizarle una ecografía antes de proporcionarle un diagnóstico definitivo, con el objetivo de examinar el flujo sanguíneo que se dirige hacia el pene, y de esta manera podrá determinar si se trata de un priapismo de flujo bajo. También podrá tomarle muestras de sangre y tests toxicológicos.

Priapismo: ¿cómo se trata?

En la mayoría de los casos, se realizará una punción en los cuerpos cavernosos. Para ello, le administrarán anestesia local, y su objetivo es aspirar la sangre que ha quedado atrapada en el pene. Estará en observación unas horas, ya que es posible que el priapismo vuelva a aparecer tras la punción. En este caso, deberá realizarse una segunda punción e inyectarle algún estimulante adrenérgico Alfa en los cuerpos cavernosos.

Si ni la punción ni la inyeccion funcionan contra el priapismo, es posible que deba llevarse a cabo una intervención llamada « shunt caverno-esponjoso ». Se realiza en el glande con una aguja de biopsia o con un bisturí. Consiste en abrir una pequeña brecha en el cuerpo cavernoso para que la sangre salga por el cuerpo esponjoso del glande.

Si padece de priapismo arterial, tendrá que ser operado para reducir la fístula. En el caso del priapismo crónico, se administrará un tratamiento a base de estimulantes adrenérgicos Alfa bebibles, analgésicos e hidratación intravenosa.

¿Por qué se debe actuar cuanto antes?

Después de 2 o 3 horas de erección continua, debería empezar a preocuparse y acudir a urgencias lo antes posible. Los cuerpos cavernosos del pene pueden sufrir daños permanentes. Si el priapismo no se trata rápidamente, puede provocar:

  • Una trombosis: es decir, una coagulación de la sangre que queda atrapada en el pene
  • Una isquemia: esto ocurre cuando la sangre presente en el pene no se renueva y, por tanto, no recibe oxígeno. Esto puede producir esclerosis
  • Impotencia: si no se trata rápidamente, el priapismo puede provocar impotencia debido al deterioro irreversible de los vasos sanguíneos del pene

No espere a ver a su médico de cabecera. El priapismo es una urgencia y debe acudir a los servicios de urgencia lo antes posible.

Conclusión

El priapismo puede resultar “divertido”, pero sepa que es una patología real, con consecuencias que pueden ser gaves, además de dolorosas. Si acude al médico rápidamente, podrá encontrar una solución. Procure no mezclar sus tratamientos con alcohol o drogas si desea evitar el priapismo.

Si experimenta priapismo, durante el tiempo que tarde en ir a urgencias, póngase de pie y haga algunas sentadillas. Al poner los músculos en movimiento, desviará el flujo sanguíneo y esto hará que la erección disminuya. También puede lavarse el pene con agua fría para contraer los vasos sanguíneos.

Priapismo
5 (100%) 1 vote